Oportunidad única

Adam Pozen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional, lanzó la semana pasada un libro que deberían leer todos quienes quieren o aspiran a hacer política industrial en un país. Se llama el Costo de la Nostalgia Americana. El libro analiza todos los problemas del nacionalismo comercial e industrial y cómo cortar la colaboración internacional y la difusión de tecnología termina matando más industrias que las que pretendía defender o, ayudar a crear. Aún peor, este nuevo proteccionismo está haciendo fenecer procesos espontáneos de industrialización y generación de empleo vía colaboración internacional que -está comprobado- sí funcionan e impide generar conocimiento y valor agregado. Es precisamente en la intersección de tecnología, creación de clusters y política exterior donde el Estado debe ser el catalizador del futuro, mejor dicho, del presente. Hay una diferencia muy grande entre políticas industriales de proteccionismo bobo y no hacer nada o matar posibilidades inc

Pachakutik y el futuro

Desde hace casi 20 años, la posibilidad de una izquierda de avanzada, realmente democrática y con posibilidades electorales reales ha sido una quimera en el Ecuador. Cuando pareció que esa quimera se hizo realidad y casi todos sus simpatizantes se subieron a esa camioneta en el 2006, los pocos sabios que se quedaron observando en la vereda sabían que no era de avanzada y muchos menos democrática. Tenía algunas taras del pasado, nuevas taras del presente pero sobre todo, tufo a gamonalismo stalinista.

“Académicos”

El 20 de mayo de 2020, cuando la recesión y los recortes presupuestarios a las universidades movían a que cientos de jóvenes ecuatorianos salgan a protestar en las calles, con las consecuencias que eso podía tener para la propagación del covid-19, a mí se me ocurrió la mala idea de poner un tweet con el afán de llamar a la calma, diciendo que, hasta en Canadá -un país rico y sin problemas presupuestarios- hubo recortes presupuestarios en las universidades.Alguien llamado Andrés Araúz contestó enseguida diciendo que yo miento. No tenía el gusto de conocer a ese twittero, pero se me ocurrió contestar de buena fe: que si bien el gobierno canadiense extendió el seguro de desempleo a estudiantes universitarios en el verano y creó un fondo de investigación adicional sobre temas de covid-19, las universidades recortaron profesores, becas, personal. Lo vivía personalmente, no me lo habían contado. Pero esto no detuvo el ataque del personaje con notas de prensa sobre lo que yo mismo decía, pero

Un mundo bipolar

Este es un buen día para reflexionar sobre el nuevo escenario internacional que le espera al Ecuador en la próxima década. Cada vez es más claro que el enfrentamiento entre Estados Unidos y China no va a amainar con la administración Joe Biden y la competencia internacional entre las dos potencias se volverá mucho más agresiva en muchos frentes. Por un lado, Estados Unidos sigue enfocando el tema en términos de seguridad y eso quiere decir que la estrategia presentada por el Pentágono apenas hace un año, “Por un Indo-Pacífico Libre y Abierto” llegó para quedarse. Esta estrategia implica fortalecer India y Japón, y tener una posición defensiva en el Mar de China Oriental y en Taiwán, que pondrá en permanente tensión militar a los dos potencias y sus aliados esenciales en el continente. Sobra decir que esto unido a las restricciones comerciales contra empresas ancla de China, especialmente la de telefonía celular y la tecnología 5G allí producida representan la mayor amenaza de confronta

El proceso electoral

Debido a que se me ocurrió contestar una llamada telefónica distraída, terminé aceptando participar en el primer Comité Nacional de Debates que el Consejo Nacional Electoral eligió hace dos semanas, para cumplir con el Código de la Democracia. Cinco personas encargadas de apenas tres cosas: sugerir el formato del debate, sugerir moderadores y escribir preguntas. Tuve excelentes compañeros de Comité, todos dispuestos a hacer un buen trabajo, evitando a toda costa sesgos o favoritismos hacia cualquier candidato.

22 años

Desde que estaba en la secundaria, tenía grandes planes para estudiar afuera del Ecuador. Pero para la clase media en los años 90s esto era una verdadera quimera sin contactos o palancas adecuadas, en los lugares adecuados. Quienes trabajan en el Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y Becas así lo reconocían y cuando algún amigo recomendó las becas Fulbright, terminó su frase con el usual “ojalá tengas algún amigo ahí”. En 1998, la esperanza llegó para mí cuando Susana Cabeza de Vaca asumió la dirección ejecutiva de la Comisión Fulbright. Había tomado su clase de Etica Profesional en la Universidad San Francisco y estaba segura de que su enfoque en el manejo de las becas de la Comisión sería absolutamente transparente.

Guerra avisada…

Lo que le pasa al Ecuador con Estados Unidos es la simple inhabilidad de unir puntos relacionados en el mapa, sumar dos más dos y establecer una estrategia adecuada para los intereses nacionales. Prefieren algunos ganar victorias rápidas y muy personales, aunque el país pierda en el largo plazo.

La política es la miseria

Muchos observadores nacionales e internacionales siguen preguntándose con sorpresa cómo economías de mercado tan exitosas como Chile o Perú estén sufriendo estallidos sociales de magnitud, que se han vuelto imparables y han terminado demandando incluso reformas constitucionales. Lo más cómico -sino fuera tan trágico- es las élites económicas y políticas no sólo no entiendan el problema, sino que se burlen de cuanta demanda popular llega como si fuera una arenga más del marxismo o del castro-chavismo como suele decir Axel Kaiser, el niño prodigio de los libertarios en Chile. En el Perú es aún peor, porque hasta los analistas progres lo ven como una verdadera amenaza para la estabilidad política y económica. En Ecuador pasa exactamente lo mismo, aunque los estallidos sociales cada vez son más frecuentes.

Ecuador y EE.UU.

Las elecciones terminaron y Joe Biden es presidente electo de los Estados Unidos. Es hora de que el Ecuador ponga sus relojes a la hora y deje de repetir la muletilla de que las relaciones con Estados Unidos “nunca han estado mejor”. Bien puede ser así, pero ventilar esto en una transición difícil en EE.UU., con un país excesivamente polarizado es -por decir lo menos- desatinado. Es más, el Canciller y el Ministro de Comercio visitaron oficialmente Washington este 9 de noviembre, cuando los resultados de la elección apenas se conocían y en medio todavía de una disputa postelectoral que no amaina y el propio Departamento de Estado también entró a disputar la elección. Eso sin contar con que la embajadora Ivone Baki dio una entrevista en YouTube sobre las elecciones en EE.UU. la semana pasada, donde comentaba entre otras cosas, los grandes logros del presidente Trump, el voto latino y una vez más, la increíble cercanía de los dos gobiernos. ¿No es impropio pronunciarse -para bien o para

Visión de túnel

Tengo que confesar que el oficio del procurador Íñigo Salvador, santificando el nombramiento del exministro Richard Martínez el Banco Interamericano de Desarrollo con el argumento de que un banco no es un banco, me golpeó. Estando lejos, me es difícil entender cuán rota está la institucionalidad ecuatoriana, pero ésta fue una métrica como pocas.