¿Cuándo se acaba el año escolar en planteles particu…
Estos son los nombres que se mencionan para la Alcal…
Comisión pluripartidista acusa a Llori de boicot par…
Bill Gates y su predicción para las vacunas
En ocho días se resolverá apelación a hábeas corpus …
Fondo Verde aprueba USD 117,6 millones para acciones…
Feriado del 24 de mayo: ¿Cuánto le deben pagar si tr…
Ministro: Carteles europeos, asiáticos y colombo-mex…

Una mujer no fue contratada en una concesionaria por su ideología feminista

Una mujer fue rechazada para trabajar en el puesto al que salió elegida por tener ideología feminista. Foto: Pixabay

María Belén fue elegida para una vacante abierta en una concesionaria de vehículos en Argentina. Sin embargo, un día antes de empezar a trabajar fue rechazada debido a su ideología feminista. 

El jefe del lugar vio el estado de WhatsApp de la mujer donde decía “Ni una menos” y le respondió que no se presente a trabajar. “María, hola. Discúlpame, pero te seré honesto. Vi tu estado “Ni una menos”, sos pañuelo verde (sic) e ibas a venir a un ambiente muy machista (concesionaria de autos). Ahí los muchachos hacen chistes que ustedes siempre toman muy susceptiblemente, todo para el carajo”, de esta manera comienza el mensaje que recibió María. 

Tras haber sido elegida para el puesto de secretaria administrativa, María Belén estaba lista para comenzar a trabajar. No obstante, el encargado se arrepintió a último momento. 

En el mensaje que envió a María Belén se evidencia que el hombre trataba de explicar la razón de que no quería ese “estilo de mujer“. Al parecer, según indicaba el jefe en el texto, el ambiente laboral de una concesionaria de autos es “machista”. 

“Si decimos ‘buen día’, ustedes creen y piensan ´me quiere c****´. Si decimos ´en qué la puedo ayudar´, ustedes piensan ´éste es un abusador´. Entonces prefiero buscar otro estilo de mujer, lo que sería para ustedes ´una oprimida por el patriarcado”, continúa el escrito. 

La decisión fue para “evitar futuros conflictos”, para que María no pase “futuros disgustos” por los chicos que trabajan allí, quienes según el hombre puedan parecerle “opresores machistas”.

El texto finaliza con “mañana no comiences”. Tras lo ocurrido, María realizó una denuncia pública a través de sus redes sociales dónde quiso visibilizar la anécdota que tuvo que pasar por su forma de pensar.