Menos niños en las aulas por falta de transporte y m…
El crimen organizado gana terreno en las fronteras e…
Aterrizaje forzoso
Organizada y periférica, dos tipos de alquiler de de…
La estrategia de Jorge Glas fue no presentarse a la …
El crimen organizado avanza ante una débil institucionalidad
Negocios suman más guardias por inseguridad
Proceso de paz en las cárceles no frenará, a corto p…

En Canadá la ebriedad extrema puede eximir en casos de violencia

Según el Tribunal Supremo de Canadá desde este viernes 13 de mayo, estar extremadamente ebrio será un eximente en casos de delitos de violencia. Foto: Pixabay

El Tribunal Supremo de Canadá dijo este viernes 13 de mayo que la ebriedad extrema puede ser un eximente en casos de delitos con violencia y declaró anticonstitucional la ley que desde 1995 había impedido el uso de ese tipo de defensa.

La decisión emitida hoy 13 de mayo de forma unánime por los nueve jueces del Tribunal Supremo de Canadá se refiere a los casos en los que la embriaguez o la perturbación causada por la ingestión de drogas provoca un estado de “automatismo” en el que el individuo no es consciente de sus actos.

Los jueces señalaron que la ley de 1995 es anticonstitucional porque permite que personas que actuaron de forma involuntaria sean penalizadas por su conducta, ya que el principio canadiense de justicia fundamental indica que una conducta tiene que ser voluntaria para poder ser penalizada.

Aun así, el principal ponente de la sentencia, el juez Nicholas Kasirer, también dejó claro que la embriaguez que no causa automatismo no es eximente en delitos con violencia.

La sentencia es fruto de tres casos diferentes que fueron presentados ante el Tribunal Supremo: En uno de ellos, de 2018, un hombre irrumpió en la casa de una mujer a la que atacó causándole heridas graves tras consumir alcohol y hongos alucinógenos.

El acusado Matthew Winston Brown fue absuelto en este caso y la Fiscalía recurrió la decisión judicial hasta llegar al Supremo.

La máxima instancia judicial de Canadá confirmó la absolución de Brown y explicó que su caso no fue de embriaguez, sino de conducta psicótica, delirante e involuntaria que provocó el automatismo.

Para el Supremo, la protección de las víctimas y la obligación de que las personas extremadamente ebrias respondan de sus acciones no justifica la violación de los derechos y libertades de los segundos que supone la ley de 1995.

La decisión del Tribunal Supremo fue criticada por el principal grupo de la oposición, el Partido Conservador, que calificó la sentencia de “un enorme paso atrás” para los derechos de las víctimas.

“En esencia, la decisión de hoy permite que la ebriedad extrema por drogas o alcohol sea utilizada como una excusa por asesinos y agresores”, lamentó el Partido Conservador en un comunicado.