Casos de covid-19 continúan a la baja en Ecuador, se…
Guayaquil registra tres tiroteos en una jornada violenta
Colegios particulares, atrapados en pugna entre Muni…
Expertos: Ley de uso progresivo de la fuerza debe ga…
Cuenca cuestiona traslado de policías de esa ciudad …
Ecuador ofrece apoyar distribución regional de vacun…
Pensión alimenticia: Porcentajes se mantienen pero c…
Jerusalén amaneció cubierta de nieve por el temporal Elpida

Guía para reclamar una mascota en un proceso de divorcio

El Código Civil considera a las mascotas bienes materiales, esto debe ser considerado a la hora de la repartición de bienes en el caso de un divorcio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

El Código Civil considera a las mascotas bienes materiales, esto debe ser considerado a la hora de la repartición de bienes en el caso de un divorcio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

El Código Civil considera a las mascotas bienes materiales, esto debe ser considerado a la hora de la repartición de bienes en el caso de un divorcio. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Para quien está atravesando por un proceso de divorcio es importante que tenga en cuenta esta guía si hay una mascota de por medio.

Lo primero que debe saber es que los animales dentro del Código Civil son considerados como bienes materiales. Por ello, la repartición es igual que una cocina o una refrigeradora que se haya adquirido durante la sociedad conyugal.

1. Antes del matrimonio es importante que la pareja decida realizar la separación de bienes o bienes gananciales para evitar conflictos si se llega al divorcio en el futuro. Dentro de esto se puede establecer cuál será el destino si adquieren una mascota.

2. Si la mascota fue adquirida antes del matrimonio por uno de los cónyuges (cuando están solteros), deben demostrar ante un juez la propiedad del perro con facturas y con la historia clínica del animal que certifique las vacunas y chequeos médicos antes de la fecha del matrimonio.

3. Para la disolución de la sociedad conyugal deben acudir ante un notario público cuando haya un mutuo acuerdo. Dentro de los bienes que se repartieron entre la pareja de forma voluntaria se puede estipular quién de los dos se quedará con el animal.

4. Si la pareja tiene animales como ganado es importante que lleguen a acuerdo, dentro de esto se puede precisar la venta de los animales para que las ganancias sean repartidas en partes iguales.

5. Si una de las dos personas se opone la disolución se puede recurrir a la vía judicial. Mediante una demanda se establece los bienes que uno de los cónyuges requiere. En esto se puede pedir la tendencia de la mascota.

Sin embargo, en Ecuador no existe artículos ni leyes para tratar el caso de los animales durante un divorcio. Por ello, un juez si ve que no hay un acuerdo puede ordenar la venta del animal para que el dinero sea dividido. Sin embargo esta es la última instancia a la que se recurre.

Suplementos digitales