María Samaniego y Adrián Moreno, en el exterior de su vivienda. Desde allí se aprecian los módulos y los materiales. Foto: Julio Estrella/ Construir.

María Samaniego y Adrián Moreno, en el exterior de su vivienda. Desde allí se aprecian los módulos y los materiales. Foto: Julio Estrella/ Construir.

Viernes 16 de febrero 2018

Los arquitectos que prefieren la vivienda modular

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

María Samaniego es la actual vicepresidenta del Colegio de Arquitectos de Pichincha. Además, en colaboración con su esposo, Adrián Moreno, lleva adelante varios proyectos desde su propio estudio, Arquitectura X. De ahí proviene el nombre de su hogar: Casa X, en Tumbaco.

Estos profesionales dejaron en su vivienda el sello de su visión de arquitectura. Se trata de una casa que, a simple vista, parece un contenedor o una caja, y lo es. Pero, además, lleva consigo la concepción de lo modular, de la necesidad de transparencia, de libre circulación y aprovechamiento de materiales simples.

Moreno indica que se trata de una casa-patio binuclear, dividida en el módulo social y el privado, que se articulan por un patio central.

A estos dos módulos se enchufa la espina de servicios y circulación, en la parte de atrás, “lo que da flexibilidad, crecimiento y adaptación”.

La calidez de los dormitorios se consigue gracias al color, los materiales y a las ventanas del piso al techo. Foto: Julio Estrella/ Construir.

La calidez de los dormitorios se consigue gracias al color, los materiales y a las ventanas del piso al techo. Foto: Julio Estrella/ Construir.


¿Las razones para esta tipología? Los arquitectos se plantearon ideales arquitectónicos de una casa genérica, que se pueda adaptar a cualquier terreno de la ciudad.

Para cumplir estos objetivos los materiales fueron fundamentales. “Queríamos experimentar con la construcción en seco y la prefabricación, que se hace muy poco aquí”.

Casa X es de estructura ligera metálica. Todo está modulado en función de los materiales en seco, de sus dimensiones y posibilidades.

A decir de los arquitectos, el carácter modular de la construcción les permite hacer modificaciones en el momento que se requieran, además de reciclar materiales en ese proceso de cambios.

¿Cómo es la casa X?


Con una especie de contenedor metálico, donde conviven diseño arquitectónico e interior, la casa se vuelve una atracción visual, a la que se suma la integración entre el interior y el exterior, gracias al predominio del vidrio en paredes frontales y traseras.

Sin embargo, no por la presencia de metal y vidrio, considerados materiales fríos, la vivienda adquiere esta característica. Las paredes laterales, el piso y el cielo raso son de tableros de plywood, madera que aporta con calidez al interior.

Allí se siente una armonía con la tipología que los arquitectos plantearon hace unos 10 años. Samaniego indica que prefirieron que todo lo adicional al contenedor que los acoge sea lo más neutro posible.

Por esto, en cuanto al mobiliario predomina el blanco, un color neutro con el que se percibe la caja limpia.

Dentro de la casa predomina el uso del blanco en el mobiliario, lo que la vuelve atemporal y versátil. Foto: Julio Estrella/ Construir.

Dentro de la casa predomina el uso del blanco en el mobiliario, lo que la vuelve atemporal y versátil. Foto: Julio Estrella/ Construir.


Para el arquitecto, gracias a esta elección se consigue atemporalidad. “Pasa el tiempo y el blanco sigue funcionando bien, es más fácil de mantener y nos da una idea de abstracción”. Esto último también se consiguió gracias a que se elevó la casa del suelo para evitar que se inunde. “Las decisiones se toman de acuerdo con las necesidades que se presentan. Elevando la casa se evitó un problema y se consiguió un objetivo conceptual”.

Sala, cocina y comedor se integran en un mismo ambiente, que tiene salida al patio central. Allí destacan los muebles blancos en las tres estancias.

A este tono neutro, la madera le pone un toque cálido gracias a las mesas de centro de la sala y del comedor, hechas también con tableros de plywood.

Objetos de arte, algunos cuadros, recuerdos de viajes, cerámicas de Jaime Andrade, entre otros, hacen parte de la decoración de esta casa, a la que sus dueños y creadores no definen como minimalista, sino que tiene en sí “lo que para ellos es importante”.