23 de August de 2011 00:02

Los megaproyectos se financian con deuda

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos características comunes comparten los principales proyectos de generación eléctrica que se construyen en el país y las “mega” obras en materia energética.

La primera es que el financiamiento llega por la vía de la deuda. Y la segunda, que fueron contratados de manera directa o bajo regímenes especiales.

Eso se puede observar en los cinco principales proyectos de generación que actualmente se construyen en el país: Coca-Codo Sinclair, Toachi-Pilatón, Multipropósito Baba, Sopladora y los 410 megavatios (Mw) térmicos.

Estas generadoras representan en conjunto USD 3 655 millones, de los cuales aproximadamente USD 2 914 millones están financiados con deuda. Es decir, el 80% del monto total de la inversión.

En estos proyectos, el mayor acreedor es China con el 77% del total del financiamiento, seguido del Banco del Iess (Biess) con el 18% y Rusia con cerca del 4%.

De los cinco proyectos, Sopladora y el Coca-Codo Sinclair se realizaron vía licitación (donde solo podían ofertar empresas que financiaran la obra); mientras que el Toachi-Pilatón y el proyecto Multipropósito Baba fueron entregados de manera directa.

De los 410 Mw termoeléctricos, 190 Mw que ya comenzaron a operar este año fueron adjudicados por concurso, mientras que los 220 Mw restantes se contrataron bajo régimen especial. Es decir, con invitación directa a determinadas empresas.

En esta línea está la rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas, la cual fue contratada directamente con la coreana SK a finales del 2009, por USD 800 millones, pero se lleva adelante con recursos propios.

Las contrataciones directas han continuado este año con la adjudicación del proyecto eólico Villonaco (22 Mw) a la china Goldwind. Esta obra se financia con deuda de ese país asiático. En la licitación de este proyecto solo podían participar empresas chinas.

Para los técnicos del Colegio de Economistas de Pichincha, el problema del país es obtener financiamiento porque son proyectos caros. “Lo lógico sería que se haga el proceso por la vía determinada, como es la licitación”.

[[OBJECT]]

Central Toachi-Pilatón

La central hidroeléctrica, ubicada en la provincia de Pichincha, comenzó a ser construida en el 2007 por la empresa brasileña Norberto Odebrecht, por USD 366 millones. Pero, luego de los problemas de la firma en la central San Francisco, el Gobierno expulsó a Odebrecht de todas las obras que construía en el país. Ello significó que el Toachi-Pilatón se quedara sin contratista en el 2009.

Después, se lanzó una licitación que ganó la empresa italiana Impregilo, cuya oferta fue luego desechada por no cumplir los parámetros de experiencia. Tras este nuevo intento fallido de terminar la central se adjudicaron las obras civiles directamente a la estatal China CWE por USD 240 millones y el equipamiento electromecánico a la estatal Interao de Rusia.

Nombre: Central Hidroeléctrica Toachi-Piltón

Costo: USD 380 millones

Construye: CWE (China) e Interao de Rusia

Potencia: 254 MW

Inicio de operación: 2014

El Coca-Codo Sinclair

Luego de la constitución fallida de una empresa mixta, con la estatal argentina Enarsa, a finales del 2008 se abre una licitación para construir la mayor central hidroeléctrica del país con una potencia de 1 500 MW (equivalente al 37% de la capacidad actualmente instalada). Sin embargo, solamente dos empresas chinas presentan ofertas debido a que solo podían calificar aquellas que incluyeran financiamiento.

De ella, se escogió a la china Sinohydro. Pese a que fue adjudicada en marzo del 2009, no fue sino hasta junio del 2010 cuando arrancó la obra luego de que se concretara el préstamo de USD 1 682 millones del Eximbank de China. El Estado ha entregado ya USD 296 millones como contraparte para que se concrete la obra.

Nombre: Central Hidroeléctrica Coca-Codo Sinclair.

Costo: USD 1 986 millones

Construye: Sinohydro (China)

Potencia: 1 500 MW

Inicio de operación: 2016

Reparación de la Refinería

Ante las continuas dificultades al interior de la Refinería de Esmeraldas y los bajos estándares de calidad de los combustibles, la administración naval de Petroecuador contrató, de manera directa, a la empresa coreana SK para que realice una rehabilitación total de la planta en el 2008. Inicialmente, el costo se estimó por más de USD 400 millones. Sin embargo, en la actualidad se maneja la cifra de USD 800 millones.

Según el gerente de Petroecuador, Marco Calvopiña, SK solo tiene dos contratos dentro de toda la rehabilitación de la planta que contempla obras distribuidas en 23 contratos. La parada de la refinería estaba prevista para este año, sin embargo, se postergó para el último trimestre del 2012 y el primer semestre del 2013.

Nombre: Rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas

Costo: USD 800 millones

Contratista: SK (Corea)

Detalle: Mejoramiento total del complejo.

Terminación del proyecto: 2013

380 MW termoeléctricos

Frente a los racionamientos de energía eléctrica que el país sufrió a finales del 2009 y principio del 2010, el Gobierno decidió licitar la contratación de 380 megavatios (MW) termoeléctricos. Estas nuevas plantas inicialmente fueron adjudicadas en junio del 2010 a las empresas Equitatis y TSK por cerca de USD 300 millones. Sin embargo, TSK pidió cambios en el plazo del contrato y su oferta fue desechada.

Luego se lanzó un nuevo concurso por 330 MW que tuvo varias dificultades por lo que se declaró desierto. Frente a eso, la Corporación Eléctrica (Celec) hizo una convocatoria bajo régimen especial y adjudicó las nuevas centrales a Equitatis, AGE y Engevix por USD 270 millones. El 60% de estas centrales las financia el Biess.

Nombre: Centrales térmicas por 410 MW.

Costo: USD 496 millones

Construye: Equitatis, AGE y Engevix

Potencia: 410 MW

Inicio de operación: 190 MW en el 2011; 220 MW en el 2012.

Multipropósito Baba

Además de generar con una potencia de 42 megavatios (MW) el principal objetivo del proyecto Multipropósito Baba es que aumente el agua contenida en el embalse de la central hidroeléctrica Daule-Peripa a fin de que pueda generar a su máxima capacidad durante los meses en que las hidroeléctricas australes están en estiaje. Esta obra estaba a cargo del consorcio Norberto Odebrecht, por USD 208 millones en el 2006.

Sin embargo, la obra no pudo ser concluida y el Gobierno la declaró en emergencia. Bajo esta figura en febrero del 2010 se contrató de manera directa su conclusión con la empresa brasileña OAS. Estaba prevista para la obra un préstamo del Biess que no se concretó. Debía inaugurarse en junio pasado pero tiene retrasos.

Nombre: Proyecto Multipropósito Baba.

Costo: USD 130 millones

Construye: OAS (Brasil)

Potencia: 42 MW

Inicio de operación: 2011

Hidroeléctrica Sopladora

La central hidroeléctrica Sopladora forma parte del grupo de centrales que inicialmente estaban contempladas en el río Paute juntamente con Mazar y Paute Molino. Entre agosto y septiembre del 2009 se llamó a una licitación internacional en la cual participaron 12 empresas de China, Italia, Brasil, Estados Unidos y Ecuador. Sin embargo, al estar condicionada la presentación de ofertas a la entrega del 75% del financiamiento solo quedaron Gezhouba Group de China y Fopeca de Ecuador.

Hacia mediados del 2010 se adjudicó a la firma china pero no arrancó la obra sino hasta este año cuando se concretó el préstamo de USD 571 millones del Eximbank de China. El Estado deberá entregar como contraparte cerca de USD 100 millones.

Nombre: Central Hidroeléctrica Paute-Sopladora.

Costo: USD 670 millones

Construye: Gezhouba Group (China)

Potencia: 487 MW

Inicio de operación: 2016

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)