No quiso vacunarse por temor a los efectos secundari…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de julio del 2021
Un plato de papas cocinadas con queso espera a Richa…
Carlos Pólit dice que hubo presiones de José Serrano…
1 300 policías incursionaron en la cárcel de Cotopax…
Celebración por el triunfo de Richard Carapaz, en la…
Los exteriores de la Penitenciaría del Litoral de Gu…
Presidente Lasso habló con Richard Carapaz tras obte…

Nollywood, un laboratorio de ideas a pesar de la crisis

'Heart 2 Heart' es una película filmada con teléfonos celulares durante el confinamiento por la pandemia a causa del nuevo coronavirus. Foto: captura de pantalla

'Heart 2 Heart' es una película filmada con teléfonos celulares durante el confinamiento por la pandemia a causa del nuevo coronavirus. Foto: captura de pantalla

‘Heart 2 Heart’ es una película filmada con teléfonos celulares durante el confinamiento por la pandemia a causa del nuevo coronavirus. Foto: captura de pantalla

Una película rodada en cuatro días, con un teléfono móvil, sin contacto físico con los actores. Fue la hazaña del cineasta Obi Emelonye en plena crisis del coronavirus, que golpea a la industria cinematográfica nigeriana, una apuesta a imagen y semejanza de Nollywood, mezcla de “optimismo obstinado” e ingeniosidad.

Emelonye, con acumula varios éxitos de taquilla (‘Last Flight to Abuja’, ‘Thy Will Be Done’) tuvo esta idea de cortometraje viendo a su esposa hacer una videoconferencia en Zoom, una aplicación de teletrabajo muy utilizada en las últimas semanas debido al confinamiento de buena parte del planeta.

“Pensé ¿y si hiciera una película a distancia? ¡Puedo dirigir a los actores y rodar desde casa, sin gastar un céntimo!”, explica el atrevido director de 53 años radicado en el Reino Unido.

Fue entonces cuando empezó a escribir ‘Heart 2 Heart’, que se estrenó en Youtube el 7 de mayo.

Dos jóvenes enamorados a punto de casarse acaban separados por la epidemia, que provoca el cierre de los aeropuertos: ella queda bloqueada en Londres y él en Lagos, la capital económica de Nigeria. Deciden hacer lo posible para celebrar a toda costa su unión.

Un día de ensayo, dos de rodaje (los familiares de los actores los filman mediante un teléfono) y uno de posproducción. Todo un logro.

Obi Emelonye ya no tiene gran cosa que demostrar en Nigeria, donde es uno de los directores más reconocidos de su generación, pero él espera servir de inspiración para futuros talentos.

“Quería mostrar a los jóvenes que a pesar de las innumerables dificultades de nuestra profesión, a pesar del coronavirus, se puede hacer una película sin dinero, con pasión”, explica a la AFP .

Video: Youtube Cuenta: Obi Emelonye TV

“Somos una especie en peligro, por lo que tenemos que ser innovadores, traspasar las barreras de lo que ya se está haciendo”, agrega el director, que se define entre carcajadas como “un optimista obstinado”. “¿Las cosas van mal? ¡Hagámoslas mejores!”. 

Nollywood ya es una paradoja en sí

Por una parte es la segunda industria cinematográfica del mundo (por detrás de India, en términos de películas producidas) y un éxito en toda África.

Con sus lentejuelas y tacones, sus actrices, con millones de seguidores en Instagram, hacen soñar a una juventud pobre en busca de un modelo de éxito.

Pero al mismo tiempo, lejos de la apariencia glamour y a pesar de su potencial económico, la realidad del sector es dura: hay muchas películas producidas con pocos recursos y salarios miserables, sin protección social ni subsidios, y una piratería masiva.

La llegada del virus ha asestado otro golpe a los esfuerzos de Nollywood para profesionalizarse.

Los cines, casi inexistentes hace diez años, han florecido en todas partes para satisfacer la creciente demanda en este país de casi 200 millones de habitantes (ahora tiene unos 50 cines), mientras que los gigantes del vídeo como Netflix codician este gigantesco mercado.

Nuevas experiencias

“Hemos tenido otras, pero esta crisis es aún peor que la recesión económica de 2016”, afirma a la AFP Moses Babatope, cofundador del grupo Filmhouse, que estima las pérdidas del sector en más de 4 000 millones de nairas (9,3 millones de euros, USD 10,5 millones ) desde hace tres meses.

Según estimaciones de las asociaciones de distribuidores nigerianos, hay unos 50 000 empleos directos amenazados.

Los cines han cerrado sus puertas, decenas de rodajes tuvieron que pararse o aplazarse, los maquilladores, diseñadores de vestuario, actores o técnicos ya no cobran sus salarios, “y llevará tiempo volver a arrancar de verdad”, subraya el productor y distribuidor Babatope.

Netflix paró la producción de su primera serie original en Nigeria, que comenzó en marzo. El grupo Vivendi, que debía abrir su primera sede en Abuya en abril, pospuso la inauguración.

Pero la crisis actual también es una oportunidad para probar nuevas fórmulas. El productor Charles Okpaleke se ha asociado con las cadenas de cine locales Genesis y Silverbird para lanzar ‘Drive-in’ (autocines) al aire libre.

Esta nueva manera de ver cine se estrenó con éxito en Abuya a finales de mayo.

Todas las entradas se agotaron en pocas horas para la proyección de su nueva versión de la película de culto en Nollywood ‘Living in bondage’, que los espectadores pudieron ver cómodamente sentados al volante de su coche con sus palomitas de maíz, respetando las medidas de distanciamiento.

“La covid19 nos obliga a reconsiderar nuestros hábitos, a probar nuevas experiencias”, explica el empresario de 37 años, aunque reconoce que el autocine no compensará las pérdidas causadas por el cierre de las salas.

Para muchos profesionales, la industria tiene interés en confiar en plataformas en línea como Netflix o su competidor local, Iroko Tv, que son más accesibles para la mayoría de los nigerianos, con suscripciones baratas y un acceso a una amplia gama de películas desde sus sofás.