Tema

Gastronomía

¿Cómo surgió la popular milanesa?

La milanesa es un platillo sencillo de preparar y muy sabroso al paladar. Consiste en un filete de carne o pollo con rebozado, es decir, con una mezcla de pan molido y huevo, y puesto a freír u hornear. Otras versiones también incluyen carne de cerdo, pescado y soya.

Restaurantes de Quito apuestan por la sostenibilidad ambiental y social

En tiempos de pandemia y confinamientos focalizados, los restaurantes de Quito apuestan por la sostenibilidad, entendida no solo como la manera de proyectar una cocina local respetuosa del entorno, sino como forma de resiliencia social.

Ocho latinoamericanos incluidos en la lista mundial de jóvenes talentos en gastronomía denominada 50 Next

Ocho jóvenes latinoamericanos se hicieron hueco en la primera edición de la lista 50 Next, que distingue a talentos menores de 35 años que contribuyen al futuro de la gastronomía mundial como productores, educadores, creadores de tecnología o activistas, según reveló la organización en un comunicado.

Preparaciones reconfortantes para abrigar las tardes frías

Estas semanas frías son perfectas para reunirse en la parte más acogedora del hogar, la cocina, y preparar en familia comida reconfortante, que le brinde energía y abrigo al cuerpo. Las recetas no tienen que ser complicadas ni con ingredientes difíciles de encontrar.

Estas son las fanescas preferidas por los lectores de EL COMERCIO en la capital

Después de Carnaval, Diario EL COMERCIO lanzó una encuesta en línea para conocer las huecas o restaurantes que sirven las mejores fanescas en Quito. Hubo 230 respuestas. En los primeros lugares quedaron Casa Gangotena, Barbarian UIO, Hotel Finlandia y Los Hornados de San Carlos.

La tradicional fanesca se reinventa para deleitar los paladares veganos

Una de las épocas más sabrosas del año se inició y tiene como protagonista a la fanesca. Se trata de un platillo típico que se prepara, entre marzo y abril, en varias provincias del Ecuador. Generalmente lleva chochos, melloco, leguminosas como la lenteja y el fréjol, y pescado salado. Sin embargo, durante los últimos años se ha reinventado para satisfacer a más paladares. ​

¿Comería grillos? En Ecuador se preparan ‘snacks’, suplementos y platos con esa proteína

Consumir grillos no suena tan apetecible, sin embargo, su alto contenido nutricional los ha convertido en uno de los llamados alimentos del futuro. En Ecuador, Crick Superfoods y Sargrillo elaboran productos a partir de estos insectos.

Los restaurantes de alta gama se adaptaron a la nueva realidad

Con la imposición de la cuarentena, en marzo del 2020, los restaurantes cerraron. Muchos establecimientos adoptaron de inmediato el servicio de entrega a domicilio, sin embargo, los restaurantes de alta gama enfrentaron dificultades.

¿Cuáles son las mejores fanescas de Quito?

Tras el Carnaval, la oferta de fanesca se abre en Ecuador. Este plato tradicional es interpretado de forma diferente en cada hogar, por lo que se dice que la mejor fanesca es la de casa. Sin embargo, restaurantes, huecas y mercados tienen propuestas que conquistan paladares.

Gran hazaña del Ecuador, el puchero

Publiqué en la antigua y de grata recordación, revista de Cultura Popular, de la sección cultural, hoy extinta, del Banco Central del Ecuador, la receta del puchero quiteño, plato que antaño también fue de Ambato y Cuenca. Me sorprendí cuando respondí a una llamada telefónica procedente de las Islas Canarias; quien me hablaba era un historiador de la gastronomía de esas islas. Preguntaba que de dónde saqué la información, pues, en el artículo de la mencionada revista, dije que el origen del puchero era el archipiélago canario. Ocurre que en las ciudades andinas de Quito, Ambato y Cuenca se elaboraba el cocido con la adición de peras, duraznos y membrillos. El cocido de Canarias se compuso con peras, en el siglo XIX. Esto era exclusivo del archipiélago, porque en otros lugares del Reino de España, el cocido no llevaba fruta. Tomé el dato del historiador de la cocina española Manuel Martínez Llopis, de su historia publicada en Madrid, en la Editora Nacional, en 1981. Satisfecho el histor