Con una protesta en Rumichaca se exige apertura de l…
Unicef lamenta que Ecuador detenga reapertura de escuelas
Sol y lluvias en Quito para diciembre del 2021
Economía ecuatoriana crecerá 3,55% en 2021, según BCE
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 1 de diciembre
Horarios, feriado: AMT controlará el Pico y placa en…
EE.UU. retira a las FARC de lista de grupos terroristas
Biden planea reglas estrictas para viajeros por nuev…

Mr. Covid-19, el virus omnipresente en Quito desde la mirada de un fotógrafo ecuatoriano

Mr. Covid-19, el personaje creado por el fotógrafo ecuatoriano Ricardo Cornejo. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Mr. Covid-19, el personaje creado por el fotógrafo ecuatoriano Ricardo Cornejo. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Mr. Covid-19, el personaje creado por el fotógrafo ecuatoriano Ricardo Cornejo. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Es silencioso, inquietante y va penetrando en cada espacio que lo acoge y lo vuelve suyo. No distingue los claroscuros del ser humano; es atemporal. Pero su aspecto, su rostro, es una ventana para retroceder en la historia: una máscara picuda, que parece ser una ave, siniestra, algo escabrosa. Es, para la sorpresa del espectador, la imagen de la peste negra, de aquella enfermedad que marcó de muerte el siglo XVII y que hoy, a través del lente del fotógrafo ecuatoriano Ricardo Cornejo, toma una mirada artística para representar el paso omnipresente del covid-19 en Ecuador.

Ricardo -un artista ya experimentado con larga data en la fotografía comercial y de naturaleza- volvió a Ecuador en marzo del 2020, antes de que el Gobierno nacional decretara la emergencia sanitaria por el covid-19. Él, quien vive en Estados Unidos hace ya 16 años, llegó al país para embarcarse en nuevos proyectos y viajar, pero la cuarentena lo tomó por sorpresa, dice. 

Entonces, había que crear; el encierro era una buena excusa para, en medio de un contexto convulso, darle la posta a la imaginación. Mientras estaba en la casa de su madre, Ricardo decidió construir una nueva mirada del covid-19 con la ayuda de su hermano Daniel. 

Mr. Covid-19 recorrió varios lugares de la capital, incluidos bosques. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Ricardo no quería representar al covid-19 con un ente maligno. “Lo pensé como un ayudante de la madre tierra que, en realidad, viene para hacer su trabajo. Es decir, no es malo ni bueno, no tiene una postura, es totalmente neutro”, pero, a la vez, el fotógrafo quería representar el temor que causa el virus en el mundo. 

Había que encontrar una estética y recordó a aquel reconocido personaje conocido como ‘El Doctor de la Peste’, símbolo de la dolorosa pérdida que representó el paso de la peste negra en el mundo durante el siglo XVII.

Durante esa época, los médicos que atendían a los pacientes infectados solían equiparse con un traje icónico: se tapaban de pies a la cabeza, aunque lo que más sorprendía era una máscara picuda y un bastón con el que tocaban a las víctimas.

Mr. Covid-19 está inspirado en ‘El Doctor de la Peste Negra’, símbolo de la enfermedad que mató a miles de personas en el siglo XVII. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

La superstición marcaba la regla en aquellos años, porque se creía que el traje los ayudaba a blindarse y purificarse. Y es que se creía que la peste negra se propagaba por el aire envenado. Entonces, los galenos guardaban una mezcla farmaceútica con más de 50 hierbas, además de carne de víbora en polvo, miel y canela. Se pensaba que la forma de la máscara -similar a la de una ave salvaje- haría que la peste se impregne en las hierbas y no llegue a las fosas nasales.

Ricardo confiesa que la historia de ‘El Doctor de la Peste’ lo inspiró y pensó que incorporar parte de la estética del personaje como un guiño al suyo propio. 

Para confeccionar la máscara, él y Daniel, su hermano menor, dedicaron más de cinco días y utilizaron los materiales que tenían a la mano, además de piezas que pertenecen al local de su madre, Lo Nuevo y Lo Viejo. La primera máscara, por ejemplo, está hecha con cajas de cereales que recicla la familia. A veces paraban por la falta de algún material, pues el toque de queda no les permitía conseguirlo. 

El proyecto Mr. Covid-19 se desarrolló durante tres meses y medio. El personaje visitó diferentes espacios de la capital. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Con las máscaras listas, el próximo paso era pensar en la indumentaria que llevaría el personaje. Entonces, Ricardo llamó a su amiga, la diseñadora ecuatoriana Anabel López, para que pueda crear un ‘look’ que represente el virus. López diseñó un traje verde, largo, cerrado y neutro.

Mr. Covid-19 -que fue representado por Daniel- salió a las calles en abril del 2020 y recorrió toda la ciudad: bosques, puentes, las arterias viales del Centro Histórico, Rumiloma, Carcelén, entre otros espacios. Más de 700 fotografías hacen parte del proyecto, que se extendió durante más de tres meses y medio. 

Aunque buscaron locaciones poco pobladas como medida de prevención por el covid-19, las reacciones de las personas que observaron al personaje fueron inmediatas. “Quería que cause ese temor. Y así fue. Cuando la gente lo veía en la calle caminando se iba por otro lado, es que, era verle al virus en acción, es aterrador”, dice el fotógrafo. 

Una representación de la omnipresencia del covid-19 en Ecuador y el mundo es el eje central del proyecto Mr. Covid-19. Foto: Cortesía Ricardo Cornejo

Su personaje -sin duda- guarda misterio, pero genera otras emociones. La soledad, por ejemplo, es una constante que se replica en paisajes urbanos fríos, una analogía también del encierro que vive el mundo en su combate contra el covid-19.

Para Daniel, el proyecto fue un motivo para compartir con su hermano mayor y ver la pandemia desde otra perspectiva. “Crear es lo chévere junto a él, regresar a lo que éramos. Sí, es una etapa diferente. También pensar que es una época difícil y el personaje también da cuenta de eso. Hoy, más que nunca, debemos intentar estar tranquilos, ser pacientes y estar unidos“.

Después de Mr. Covid-19, Ricardo -que trabaja para marcas internacionales y ha enmarcado su trabajo en medios de comunicación como National Geographic– prepara nuevos proyectos. Y continuará haciéndolo en equipos. La pandemia le ha dejado esa lección: “Hay que hacer las cosas en colaboraciones, en comunidad, no separados, eso me ha dejado el virus”, dice el artista, a través de la pantalla. 

Suplementos digitales