Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 2 de agosto del 2021
El Ejecutivo remitirá dos pro formas este 2021
En Ecuador se habla sobre restricciones para no vacunados
Las comunas del cantón Urcuquí se organizan en contr…
La gobernabilidad de Quito está a prueba en el Concejo
El informe del caso Celi tendrá nueve componentes
Máximo ente de rehabilitación cumple este 2 de agost…
Ecuador suma 226 nuevos casos y acumula 487 598 posi…

Conozca la isla de las serpientes: El lugar más peligroso del mundo

El ingreso a la isla está completamente restringido para los turistas; no obstante, curiosos han querido ingresar sin autorización y, en algunos casos, han terminado muertos. Foto: Twitter de @AbelALV52056221

Un peculiar islote se encuentra en Brasil, en frente de la ciudad de São Paulo. Se trata de la Isla de la Quemada Grande, o más conocida como ‘Isla de las Cobras’. Este pequeño terreno, de 430 mil metros cuadrados, ha sido catalogado como uno de los lugares más peligrosos del mundo.

Esto se debe a la presencia de todo tipo de serpientes y en especial a la llamada científicamente ‘Bothrops Insularis’, una de las más venenosas.

De acuerdo con lo que algunos biólogos y especialistas aseguraron en un programa de Discovery Channel, se estima que la proliferación de estos reptiles llega al punto de encontrarse uno por cada metro cuadrado.

La ‘Bothrops Insularis’ es una serpiente especial, ya que se encuentra en peligro de extinción y solo tiene como hábitat esta temerosa isla. Expertos en cuidado de fauna y flora mencionan que su presencia en un único lugar juega en contra de la preservación de este reptil venenoso.

El documental también constató que “la mordedura de esta serpiente provocaría una muerte dolorosa. La persona moriría gritando”.

Entre 2 000 y 4 000 serpientes habitan en la isla de la Quemada, Brasil. Video: YouTube

El ingreso a la isla está completamente restringido para los turistas; no obstante, curiosos han querido ingresar sin autorización y, en algunos casos, han terminado muertos.

Para hacerlo legalmente el gobierno debe conceder un permiso a quien desee visitar el lugar. Sin embargo, los consentimientos se brindan exclusivamente a científicos y biólogos que cuentas con equipo y preparación.