Tema

Washington Herrera

Más desigualdad

Si el Gobierno toma la decisión política de no ser neutral en las próximas elecciones y pone un candidato de su seno aumentará la desigualdad económica y social, porque no podrá aplicar ninguna decisión racional en la conducción del país sino la desgastada demagogia clientelar que tanto daño está haciendo a la población pobre. Entonces seguirá en franca caída la actividad económica y continuará aumentando el desempleo y el riesgo país porque no se podrá demostrar a los agentes económicos de dentro y de fuera que hay posibilidades de revertir seriamente la recesión en la que estamos entrando.

Negociaciones con México

Considerando que en negociaciones económicas no hay filantropía ni magnanimidad la tarea para el Ecuador es difícil y más por la influencia de los Estados Unidos que impide a México mirar al Sur y porque su Acuerdo con la Unión Europea también establece restricciones. México tiene mayor poder de negociación debido a que el Acuerdo Económico es una exigencia previa para que el Ecuador acceda como miembro de la Alianza del Pacífico, objetivo que le obliga a nuestro país a culminar esta negociación.

Prolongando el presente

Concebir el futuro del Ecuador se reduce a prolongar el presente. Todos los elementos de análisis político, económico y social confluyen a consolidar un estancamiento - retroceso en la próxima década, porque la sociedad ecuatoriana no prevé los riesgos del país más allá de la coyuntura, por egoísmo de los dueños del capital y por miopía contra los trabajadores que hoy están desempleados. Y esto no va a cambiar si se persiste en crear temas tabú. Según la Cepal este año decreceremos en 0.2% y no hay razones para avizorar una mejora en los años siguientes. En términos por habitante el retroceso es mayor y el resultado es que cada año aumentará el número de personas pobres en el Ecuador. Este es el tamaño de nuestra desesperanza.

Uruguay

Un senador uruguayo me decía -ligeramente- que ellos viven en un pedazo de territorio brasileño, hablando como argentinos. En verdad se trata de un país pequeño poblado por tres millones y medio de habitantes en un territorio de 179.215 km cuadrados. Pero no ha necesitado ser de gran volumen para destacarse como una sociedad culta, para tener pro hombres de elevada respetabilidad internacional, superar grandes crisis como la del 2002 y soportar dictaduras durante 12 años (1973-1985), hasta que fue electo presidente Julio María Sanguinetti, quien al asumir dijo que la democracia en Uruguay era una verdad de destino. Y es así, porque es considerado en el mundo como un país plenamente democrático.

Despacito

Un gobierno de transición tiene que hacer reformas gradualmente. Y en las circunstancias actuales en forma lenta para no abandonar el propósito fundamental de equilibrar la economía para crecer en forma auténtica. Sin recurrir a la Asamblea Nacional el gobierno puede decidir, luego de una amplia pedagogía sobre la situación, disminuir los subsidios perniciosos al diesel y a la gasolina extra, por ejemplo a un ritmo de 1 centavo de dólar cada mes para que en un lapso de cuatro años se acerque al precio internacional. De esta manera se absorbería poco a poco los costos, con un monitoreo permanente que precautele empeorar el resentimiento popular por las desigualdades, mediante medidas solidarias por parte de quienes han disfrutado del progreso económico.

Ajuste gradual y focalizado

El llamado “Caracazo” de 1989 en Venezuela tiene similitudes con lo ocurrido en el Ecuador. El presidente Carlos A. Pérez intentó aplicar una política del FMI que incluía la liberación de los precios de la gasolina y eso provocó en Caracas fuertes protestas, vandalismo y 280 muertos, durante 10 días, por lo que el Gobierno de Pérez anuló las medidas que iban a sincerar la economía de Venezuela. El 4 de febrero de 1992 varios militares comandados por el Coronel Hugo Chávez intentaron dar un golpe de Estado pero fracasó y fueron presos. Más tarde Pérez fue derrocado y el Presidente Rafael Caldera indultó a Chávez, quien ganó las elecciones presidenciales en 1998. Desde entonces se impuso el populismo clientelar y demagógico que implicó prácticamente regalar gasolina y gas a toda la población venezolana- ricos y pobres-, hasta ahora, cuando la economía de Venezuela ha periclitado y los pobres que no tienen dólares sufren lo indecible, comprobando que esta política es contraproducente para

Camino correcto

Las medidas económicas del Gobierno van por el camino correcto para hacer un país viable, ordenar estructuralmente la economía y dejar de gastar más de lo que produce, por lo que al Ecuador de hoy no se le puede pedir más para sincerar los costos y cambiar las expectativas negativas por la esperanza de un mejor futuro. Así como hemos criticado la inacción justo es reconocer el carácter decisivo de la liberación de precios de los combustibles, que termina con los absurdos de dar subsidios a los que no necesitan y propiciar el contrabando de combustibles en alta mar y hacia Colombia, aunque no es conveniente mantener las compensaciones al diésel (creadas en diciembre 2018) que consume el sector camaronero porque ya es competitivo a nivel mundial.

Sin rumbo

Desde hace 27 años el Ecuador soslayó la planificación del desarrollo y perdió el rumbo que habían señalado los dos partidos políticos que gobernaron los 8 años precedentes. Cuando el gobierno de Sixto Durán trató de implantar la libertad económica indujo a que malos accionistas obtuvieran préstamos de sus bancos a los que les desfondaron e incubaron la crisis de fin de siglo que produjo la emigración de 2 millones de ecuatorianos. Entonces hubo inestabilidad y tres presidentes fueron derrocados y reemplazados por dignatarios igualmente desacertados que implicó la implantación del gobierno improvisado de Correa.

Libre comercio con México

“México lejos de Dios y muy cerca de los EE.UU” dijo alguien. Quizá por eso la dependencia de sus exportaciones llega al 80%, mientras Trump no le imponga aranceles desconociendo los compromisos de la Organización Mundial de Comercio pactados durante 70 años. El Tratado de Libre Comercio con EE.UU. y Canadá ha empujado el crecimiento de la producción mexicana, aunque dentro de sus 124 millones de habitantes hay 52 millones de pobres porque la competitividad ha dependido de los salarios bajos del trabajador, ya que “el capitalismo no funciona para todos”. (Ravallion).

Colaboración equitativa

El programa de ajuste del FMI requiere la participación compartida de toda la sociedad ecuatoriana para revertir el decrecimiento económico y social. Con acciones concretas, el Estado, los dueños del capital y la fuerza trabajadora deben poner su cuota parte de sacrificio con equidad. Aquí no se trata solo de corregir el déficit fiscal botando gente al desempleo, sino de aplicar un programa de austeridad de buena calidad social.

Suplementos digitales