Este jardín vertical con plantas naturales cuenta con un sistema hidropónico y una estructura metálica que está adosada a la pared de cemento. Foto: Vicente Costales/ CONSTRUIR

Este jardín vertical con plantas naturales cuenta con un sistema hidropónico y una estructura metálica que está adosada a la pared de cemento. Foto: Vicente Costales/ CONSTRUIR

Sábado 12 de octubre 2019

Flora multicolor se desliza por las paredes de la vivienda

Paola Gavilanes. Coordinadora (I)
pgavilanes@elcomercio.com

En casas o departamentos grandes o en suites de 30 metros cuadrados de construcción se puede instalar un jardín vertical con 100% plantas naturales. En la actualidad empresas ecuatorianas ofertan composiciones que se desarrollan en dos tipos de sustratos: en el tradicional, con tierra, y otro llamado hidropónico, que consiste en una mezcla de agua, regulador de pH y nutrientes.

Estos últimos varían dependiendo del tipo de ejemplares que se introduzcan en el jardín vertical. En un metro cuadrado –con sistema hidropónico– entran hasta 60 ejemplares y el costo bordea los USD 250.

Javier Torres, director de Proyectos de Terra Moda, cuenta que los jardines verticales son fáciles de instalar; se adosan a la pared a través de una estructura metálica o de aluminio que se elabora según las necesidades de los habitantes de cada vivienda.

Las plantas de este jardín crecen en tierra. La estructura es totalmente desmontable. Foto: Cortesía Bioparámetro

Las plantas de este jardín crecen en tierra. La estructura es totalmente desmontable. Foto: Cortesía Bioparámetro

Sobre esa estructura se coloca una lámina de PVC reciclado, un fieltro textil, el sistema de riego por goteo y otro fieltro sobre el que siembran las plantas a raíz descubierta.

El jardín vertical con sustrato tradicional se ancla de igual manera, pero cambian los contenedores. Las plantas están dentro de una especie de bolsitas. En este caso, cuenta Stefano Manzur, de Bioparámetro, el riego puede ser manual o automatizado. En ambos casos se garantiza una pared completamente libre de humedad.

Los dos especialistas añaden que antes de colocar un jardín vertical se realiza una inspección del lugar para determinar el tipo de especies que pueden ir dentro o fuera de la vivienda. Para afuera, por ejemplo, se recomiendan plantas con flor, pues tendrán a disposición aire y sol, y se beneficiarán del agua lluvia. Para espacios interiores se sugieren plantas como los helechos, por ejemplo, pues a ellos les gusta la sombra.

Los diseños se realizan con los propietarios de la vivienda u oficina. Foto: Cortesía Bioparámetro

Los diseños se realizan con los propietarios de la vivienda u oficina.
Foto: Cortesía Bioparámetro

Sin embargo, añade Manzur, las plantas crecen más fuertes cuando están cerca de un balcón o cerca de una ventana. En caso de que el habitante insista en contar con plantas con flor dentro de la casa hay opciones para simular la luz del sol.

El ‘boom’ de los jardines verticales apareció en Europa, específicamente en Francia, hace cinco años. En Ecuador, estas composiciones -para dentro o fuera de la vivienda- toman fuerza desde hace dos años.