Ecuador reabre su oficina comercial en Canadá
Un tercio del mundo, sin acceso a Internet
Derechos Lgbtqi+ registran avances desiguales alrede…
El arte apoya a la sostenibilidad del planeta en Miami
¿Quién es Emerson Curipallo, el juez que ordenó la l…
Saldar deudas e invertir son alternativas para el décimo
Ecuador diseña una hoja de ruta para la producción y…
Detienen a 18 personas en Bruselas por disturbios tr…

La vivienda llega a Castelnuovo

A pocos pasos de la playa.  Las viviendas  en esta  área  no pueden tener más de tres pisos.

A pocos pasos de la playa. Las viviendas en esta área no pueden tener más de tres pisos.

Los proyectos inmobiliarios se toman Castelnuovo, un atractivo espacio entre Tonsupa y Atacames, al sur de Esmeraldas.

Desde la vía se observa una línea de departamentos con colores como el blanco, ladrillo, verde claro, gris y rojo. Hay 52 edificaciones. La inversión está sobre los USD 8 millones. La zona es de alta plusvalía por estar urbanizada y cerca al mar. Se llega a pie por la playa.

Los terrenos de 400m² tienen un valor de hasta USD 40 000, junto al mar. Con estructura pueden costar entre USD 80 000 y USD 100 000. El m² de suelo en esta área se cotiza entre USD 80 y USD 120, según el Municipio de Atacames.

Aquí trabajan las firmas: Troya Ricaurte, Cocoteros, Lemos Jarrín, Peña Pazmiño, Vásconez Guerrero, entre otras.

El crecimiento progresivo empezó hace 15 años. Fue una respuesta al poco espacio que quedaba en Tonsupa para construir.

Desde el mar se observa el reflejo de las casas al filo de la playa. Están protegidas con un muro hecho con rocas que las resguarda del oleaje y que costó unos USD 800 000.

Las viviendas son de dos plantas, tienen hasta cuatro habitaciones y grandes ventanales con estructura de aluminio.

Villaúl Muñoz, jefe de Planificación Municipal de Atacames, dice que cerca a la playa solo se puede construir casas de hasta tres plantas. En la parte posterior edificios de hasta 12 pisos. El área de desarrollo tiene 16 hectáreas.

Los balcones de los pequeños condominios se asemejan a figuras geométricas. Son rectangulares, avalados, cuadrados y redondos. Generalmente son casas vacacionales de 120 m², funcionales y con estilos modernos o rústicos.

Para la construcción se usan materiales nacionales como la teja, cerámicas y griferías. Todo se consigue en el mercado local.

Se utiliza la teca para decorar, revestir los interiores y alrededor de las piscinas (decks). La madera utilizada para las decoraciones no corresponde a bosques primarios, para evitar el impacto ambiental, explica el arquitecto Gerardo Villamarín.

La tendencia es usar tejas sobre los techos, porque ofrecen un ambiente más fresco, pues contrarresta el impacto del calor de la Costa y mantiene climatizada la casa a 26C.