Tema

víctimas de la delincuencia

Testimonio de inseguridad: ‘Los delincuentes me rompieron la cabeza con la cacha de una pistola’

Una banda de delincuentes asaltó la carnicería de Leonel Z., ubicada en el sector de Chillogallo frente al mercado Las Cuadras, sur de Quito.

‘Antes los asaltantes solo robaban el celular, el dinero o las joyas, pero ahora hacen daño a la víctima’, dice Alaín Luna, comandante de Policía de Quito

La capital tiene 68 muertes violentas. De ellas, 48 son por violencia interpersonal. Eso quiere decir riñas, peleas callejeras e incluso grescas familiares.

David víctima de robo en Quito por escopolamina: ‘Me robaron el sueldo, mis tarjetas, mi computadora con la que trabajo…’

David fue víctima de un robo al interior de su departamento ubicado en el centro de Quito, la noche del martes 4 de agosto del 2020. El hecho se produjo tras citarse con un hombre al que conoció por la red social Grinder. A través de las redes sociales, la víctima denunció que lo drogaron con escopolamina.

Un memorial recordará a las víctimas de femicidio en la Asamblea Nacional

Un memorial en homenaje a las mujeres que han fallecido en el país como consecuencia de la violencia de género permanecerá en la Asamblea Nacional desde este viernes 25 de noviembre del 2016. El acto simbólico de inauguración se realizó esta mañana como parte de las actividades realizadas por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La selección olímpica de Argentina fue víctima de robo en México

Los jugadores del seleccionado Sub 23 fueron asaltados en México. El equipo que viajó al norte del continente americano para enfrentar a la selección mexicana en un amistoso, fue desvalijado mientras disputada el encuentro en la ciudad de Puebla. Cuando regresaron al hotel a donde estaban alojados se encontraron con las habitaciones revueltas y sus valijas abiertas.

‘Barrabravas’ asaltan a jugador de su propio club en Argentina

La familia de Diego Jara, delantero del club Atlético Patronato que milita en segunda división del fútbol argentino, sufrió un violento asalto en su casa por parte de dos presuntos 'barrabravas' (hinchas violentos) del propio club, dijo el viernes el propio futbolista.

Protocolos de seguridad no evitan robos de sacapintas

Los dos sacapintas siguieron a las víctimas durante 10 kilómetros y las atacaron en un semáforo en rojo: rompieron el vidrio del auto y dispararon a uno de los tres ocupantes que llevaba USD 5 000 en un maletín.

‘Me robaron en el bus y recibí un balazo en la espalda’

Jorge S. Víctima de la delincuencia Hace cuatro años viajamos de vacaciones al cantón Milagro (Guayas). El viaje fue tranquilo desde Ambato. Llegamos en la tarde. Ese día, organizamos un paseo al balneario de Salinas. Con mi familia conversamos y acordamos viajar en nuestro automóvil, sin embargo, al siguiente día, decidimos ir en bus. Salimos a las 06:00 a la Terminal de Guayaquil. Allá tomamos otro bus para que nos llevara a esa ciudad. La mañana soleada fue espectacular. Llegamos sin contratiempos. Paseamos, fuimos a la playa, almorzamos y nuevamente regresamos al mar. Sin darnos cuenta se nos hizo tarde. A las 16:20 decidimos regresar. Las tres horas de viaje hacia Guayaquil fueron normales. Compramos los últimos siete boletos para regresar a Milagro. No logramos conseguir viajar unidos, sino separados. El bus estaba lleno, pero el chofer pasando el puente de Durán permitió que se subieran más pasajeros. Subieron cinco hombres que pasaron empujando y sin pedir permiso. Se repartier

‘Después de tanto rogar, me entregaron a mi niño’

Fue un sábado de abril. Me encontraba con mi hijo en el departamento, en Ambato. Él estaba en su dormitorio mirando un programa de televisión y yo trabajaba en mi computador portátil. La mañana transcurría tranquila hasta que sorpresivamente sentí que una persona alta y delgada me miraba. Era un hombre; sostenía un cuchillo con la mano izquierda. Con voz firme pidió que me quedara quieto, que no gritara, porque sus amigos matarían a mi hijo. Estaba nervioso y preocupado por lo que nos podía pasar. Después de tanto rogar, otras dos personas me entregaron a mi niño, eso me tranquilizó un poco. Les dije que se llevaran todo lo que había en la casa, pero que no nos hicieran daño.

Suplementos digitales