Flexibilización laboral para la coyuntura

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Viernes 30 de octubre 2020

A través de acuerdos ministeriales y la reciente Ley Humanitaria, el Gobierno ha flexibilizado las relaciones laborales en el país, con el argumento de sostener las plazas de trabajo en medio de la pandemia del covid-19.

Parte de las normativas serán temporales, como la disminución de la jornada laboral, acompañada de una reducción proporcional del salario. Otras tienen el objetivo de estimular la contratación de mano de obra, ya que la pandemia ha destruido el empleo, sobre todo el formal.

De ahí que las autoridades decidieron crear nuevas modalidades de contratación o reformar las existentes. Por ejemplo, en julio pasado se reformó el contrato por giro de negocio, creado en 2015 y que solo podía aplicarse en actividades estratégicas. Ahora se puede usar en todos los sectores productivos del país.

En esta semana se anunció la entrada en vigor de cuatro nuevas modalidades: productivo, turístico y cultural, de emprendimiento y para jóvenes. Hoy se prevé la publicación de la normativa para cada contrato.

En todos los casos hay dos objetivos básicos: adaptar las normas a la realidad de las empresas y formalizar la relación entre empleadores y trabajadores. Esto último es fundamental, ya que la mitad del empleo en el país es informal, es decir, no hay protección social ni salario mínimo.

La adaptación de los contratos a la realidad de los negocios implicará que el empleador y el trabajador puedan pactar las jornadas y días de descanso, como se anticipó para los contratos productivo y de turismo y cultura, los cuales además tendrán una duración de hasta un año y no generarán costos adicionales por despido intempestivo.

Otra característica de los nuevos contratos es la flexibilidad en la jornada, que puede ser de hasta 20 días consecutivos, con 48 horas de descanso por cada 5 días, como ocurre con el contrato productivo. En el de turismo podrán ser hasta 70 días.

La nueva normativa ofrece una respuesta a la coyuntura por la pandemia. Para que dure a largo plazo hará falta una reforma laboral que requerirá de un acuerdo nacional.