El pragmatismo económico se mantiene

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 19
Viernes 09 de octubre 2020

Hasta hace dos años y cinco meses, la política económica del actual Gobierno siguió la misma línea que la de su antecesor. Con la llegada de Richard Martínez al Ministerio de Finanzas hubo un giro en el manejo de la economía, que se fue materializando lentamente a través de reformas en la Asamblea y un apalancamiento en los organismos multilaterales, empezando por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La gestión de Martínez apuntó a un saneamiento de las finanzas públicas, una tarea que demoró en arrancar por falta de acuerdos en el propio Régimen. El primer acuerdo con el FMI, en marzo del 2019, sirvió para alinear a las autoridades en reformas estructurales como la eliminación del subsidio a los combustibles. Sin embargo, la falta de diálogo y fallas en su implementación desembocaron en las protestas de octubre, que obligaron a dar marcha atrás en la medida y dejaron al Gobierno débil para emprender nuevas reformas.

La pandemia agravó la crisis económica del país y llevó a las autoridades a renegociar una parte de la deuda pública, además de reprogramar obligaciones con bancos chinos.

Martínez cerró su ciclo en el actual Gobierno luego de concretar la segunda carta de intención con el FMI, la cual viabiliza desembolsos por USD 6 500 millones en 27 meses.

El nombramiento de Mauricio Pozo como reemplazo de Martínez envía un mensaje de continuidad y pragmatismo en el manejo de la economía. El nuevo titular de Finanzas no tendrá tiempo para hacer cambios profundos, ya que al Gobierno le quedan siete meses en el poder.

Por eso, Pozo ofrece concentrarse en consolidar el programa económico acordado con el FMI, lo cual garantizará el flujo de recursos de los multilaterales hasta el cambio de gobierno.
También promete realizar un nuevo diálogo nacional para dejar, al menos, un borrador de las principales reformas estructurales que se requieren para la etapa pospandemia. Ahí se abordarán temas álgidos en materia laboral, tributaria y de seguridad social, que marcarán el debate de las elecciones del 2021.