A Cuenca, en el bicentenario de independencia

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Lunes 02 de noviembre 2020

Las fechas 9 de octubre, 3 de noviembre y 24 de mayo, son señaladas como feriado nacional por su connotación histórica y su trascendencia.

Pero este 3 de noviembre, la celebración tiene un significado especial: se trata del bicentenario de su declaratoria de independencia y la proclamación como República.

El esfuerzo de los patriotas debe ser justipreciado y estudiado por las futuras generaciones, como ejemplo de lucha por las libertades de los pueblos, que son las libertades humanas.

Así, los nombres de patriotas como Tomás Ordóñez, José Sevilla o el clérigo Javier Loyola ganaron sitial en letras de oro en la historia nacional.

La toma de la plaza de San Sebastián y el retiro del control español en Cuenca por parte de las tropas ­peninsulares se conmemora hoy, a 200 años de la gesta.

Es verdad que el esfuerzo duró poco tiempo hasta la recuperación del ejército realista y la dura batalla de Verdeloma, donde los españoles derrotaron a los patriotas. Pero la declaración de República marcó un derrotero, luego del 9 de Octubre de 1820, para lo que vendría años después en el gran Pichincha y la victoria definitiva sobre el yugo colonial.

Conocer la historia cuánto importa, ya que el ejemplo de quienes estuvieron dispuestos a dar su vida por la patria y la libertad debe alumbrar a las generaciones venideras.

Estas fiestas son atípicas en Cuenca, por la situación que afecta al planeta. Los actos masivos, desfiles y conmemoraciones con conglomerados humanos han debido suspenderse, esperemos que por esta sola vez, y en previsión de evitar contagios.

Algunas plazoletas de Cuenca, empero, han llevado a efecto la reedición de tradiciones de esta época, como la Cholita de Pan más bonita y la colada morada, ciertamente con menos público del acostumbrado.

Con restricciones en buses de pasajeros y aforos limitados, llegaron turistas a Cuenca desde todo el país. Ellos degustarán el mote pillo, las cascaritas y el hornado, entre tantas otras delicias gastronómicas. Es vital reactivar a hoteles y restaurantes. Saludos a Cuenca en su día.