Sombra, una pastor alemán de la Policía de Colombia, recibe una pelota como recompensa cuando olfatea un cargamento de droga. Foto: AFP

Sombra, una pastor alemán de la Policía de Colombia, recibe una pelota como recompensa cuando olfatea un cargamento de droga. Foto: AFP

Jueves 02 de agosto 2018

Sombra, la perra desplazada por la guerra de las drogas en Colombia

AFP (I)

Después de quitarle millones de dólares al narcotráfico, Sombra quedó en alto riesgo. Incluso la mafia llegó a ponerle precio a su hocico. La policía colombiana decidió entonces proteger a su perra estrella antidrogas, enviándola a un lugar seguro en la capital, Bogotá.

“No solamente Sombra ha tenido amenazas, muchos perros en la policía, a diario, están teniendo amenazas”, explica  Jeison Cardona, instructor canino de la escuela de adiestramiento del municipio de Facatativá, en el centro del país. Sin embargo, esta vez las autoridades optaron por ponerla a salvo, en el inusual caso de un animal forzado al destierro por los narcos.

Esta hembra pastor alemán de seis años se convirtió en la pesadilla del poderoso Clan del Golfo, la mayor organización narcotraficante de Colombia que según el gobierno está en proceso de rendición, tras recibir duros golpes.

La historia de Sombra con este grupo armado se remonta a 2016. Ese año descubrió 2,9 toneladas de cocaína en el puerto bananero de Urabá, en el noroeste, ocultas en un “contenedor cargado con banano” con destino a Amberes, Bélgica.

La perra fue trasladada al Aeropuerto Internacional en la ciudad de Bogotá para disminuir el riesgo de que sea asesinada. Foto: AFP

La perra fue trasladada al Aeropuerto Internacional en la ciudad de Bogotá para disminuir el riesgo de que sea asesinada. Foto: AFP

Una hazaña que repitió en mayo de 2017, cuando olfateó un alijo de 1,1 toneladas de cocaína escondidas en pulpa de fruta en una bodega de la ciudad caribeña de Santa Marta. Furiosos, los hombres de Dairo Antonio Úsuga (Otoniel) , jefe del Clan, trataron de sobornar a un policía con cerca de USD 7 000 dólares para que les entregara al canino.

“Hemos tomado la medida de precaución de trasladarla, teniendo en cuenta los indicios de amenaza por parte del Clan del Golfo” , señaló el coronel Tito Castellanos, subdirector de la policía antinarcóticos. De esa forma, la pastor alemán se convirtió en objetivo de uno de los hombres más buscados y temidos de Colombia, el mayor productor mundial de la cocaína que se consume en Estados Unidos.

En lo que va del año, los 346 perros policía han detectado unas 200 toneladas de todo tipo de droga por un valor estimado de USD 5 000 millones, según la dirección antinarcóticos. Solo Sombra ha detectado nueve toneladas en sus cinco años de actividad.

El can trabaja por ocho horas cada día y tiene un receso de dos horas. Su compañero policía se encarga de cuidarlo. Foto: AFP

El can trabaja por ocho horas cada día y tiene un receso de dos horas. Su compañero policía se encarga de cuidarlo. Foto: AFP

Una pelota de premio

A raíz de las amenazas, la policía antinarcóticos trasladó a Sombra al aeropuerto internacional de Bogotá a finales del año pasado. La ubicación de su perrera pasó a ser un secreto celosamente guardado.

Aunque en su nuevo puesto difícilmente podría guiar a golpes tan contundentes como en el pasado, Sombra sigue activa. De la mano de dos policías olisquea a diario la bodega de envíos por carga.

La pastor alemán parece a gusto en el frío de Bogotá. “Más que de trabajo, la relación con el canino es de amistad, de compañía, de brindarnos apoyo el uno a otro”, dice José Rojas, el uniformado que se encarga de su cuidado.

La jornada laboral de Sombra es de ocho horas, con un receso de dos. De cada 100 perros, solo cinco tienen aptitudes de agente antinarcóticos. Paradójicamente, no se busca que tengan crías. Los elegidos se especializan ya sea en la detección de cocaína o en drogas sintéticas, y algunos llegan a desarrollar un olfato capaz de atravesar el acero.

Para los perros “buscar la droga es un juego” , explica Rojas. Cuando Sombra, por ejemplo, detecta algo sospechoso, recibe como premio una pelota. Ella “ha sobresalido porque ha desarrollado un poco más su olfato” en la búsqueda de cocaína, afirma con orgullo su cuidador.

Además se distingue por su valentía de ir hasta lugares a donde no llegan otros canes. No huye de la selva, ni de los buques ni de las cámaras de televisión.

Sombra tiene seis años y todavía tiene dos años para continuar como agente canino. Luego se retirará a una residencia con otros animales. Foto: AFP

Sombra tiene seis años y todavía tiene dos años para continuar como agente canino. Luego se retirará a una residencia con otros animales. Foto: AFP

Riesgo por explosivos

En la prolongada y cuestionada lucha antidrogas, los perros se han convertido en un valioso aliado de las autoridades. Tal es su efectividad que los narcotraficantes tratan de eliminarlos. Incluso en Colombia ya han muerto perros -la cifra se mantiene en reserva- que participaban en las labores de erradicación de narcocultivos, detectando los explosivos con los que intentan asegurar los sembradíos.

“En el área rural de Tumaco (fronteriza con Ecuador) han fallecido animales por explosivos y francotiradores. Cuando el perro se sienta para señalar que hay una carga, la activa” , afirma el coronel Carlos Villarreal, jefe de entrenamiento canino de la policía antinarcóticos.

En el segundo país con mayor número de minas antipersona después de Afganistán, el combate a las drogas conlleva riesgos adicionales para humanos y animales.

Los narcotraficantes, por su parte, también han recurrido al olfato de los perros para poner a prueba el camuflaje de sus envíos. Y han llegado al extremo de “contaminar la droga con orina de leones” para espantar a las hembras o los machos entrenados, según el coronel Villarreal.

A Sombra le quedan dos años para jubilarse e ir a un hogar en Guaymaral, un área campestre al norte de Bogotá donde terminan los perros retirados que trabajan con las autoridades. Hasta entonces la policía seguirá cuidándola con esmero.