El polialuminio repele los rayos del sol. Además, es termoacústico. Foto: Cortesia Ecuaplastic

El polialuminio repele los rayos del sol. Además, es termoacústico. Foto: Cortesia Ecuaplastic

Sábado 10 de noviembre 2018

Mobiliario y casas se hacen con tetrapack reciclado

Paola Gavilanes  (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Por su versatilidad y durabilidad cada día son más las personas que compran productos elaborados con tetrapack: desde un posavasos hasta cubiertas y tableros para armar conjuntos habitacionales.

En Alangasí, por ejemplo, hay una vivienda modelo con paredes y techo de polialuminio -polietileno y aluminio- y puertas de cartón.  Ambos materiales se obtienen del tetrapack, donde se envasa la leche y los jugos. Dependiendo del acabado del cartón, por ejemplo, puede tomar la apariencia de madera natural; mientras que el polialuminio puede lucir como una piedra con solo lijarlo.

Las planchas de cartón se obtienen moliendo todo el tetrapack, mientras que para elaborar los diferentes tableros de polialuminio se realiza un proceso de selección: se elimina todo el cartón. Un envase de tetrapack está conformado por un 75% de cartón, 20% de polietileno de baja densidad y un 5% de aluminio.

Ecuaplastic es la empresa que recicla tetrapack y la que con diferentes máquinas provee de materia prima a emprendimientos como Gris Ratón y Mr’ Dream. Esta última empresa, por ejemplo, dejó de importar complementos elaborados con material sintético y ahora diseña sus propios muebles con polialuminio.

Este mueble, diseñado por Gris Ratón, está elaborado con polialuminio. Foto. Cortesía Gris Ratón

Este mueble, diseñado por Gris Ratón, está elaborado con polialuminio. Foto. Cortesía Gris Ratón

En el showroom de Tumbaco se destaca una mesa y dos bancas. Se trata de un prototipo diseñado para un restaurante. Patricia Bravo, de Mr’ Dream, mantiene una alianza estratégica con Ecuaplastic desde hace un año y desde tres meses, aproximadamente, produce mobiliario.

“El material es muy resistente. Gusta también porque es amigable con el planeta”.
En caso de que el mobiliario se manche basta con lijarlo para que recobre su tono natural.

Otra ventaja del polialuminio es que repele los rayos del sol y soporta la lluvia.
En cubiertas, el ingeniero Edgar Mora, de Ecuaplastic, otorga una garantía de 30 años. “El mobiliario para espacios internos puede durartoda la vida”.

Para comprobar su resistencia y durabilidad, Andrés Sáenz, de Gris Ratón, derramó cloro sobre un sillón elaborado con hilos de polialuminio -de 0,5 milímetros de espesor- y lo dejó a la intemperie durante un par de semanas y “créeme que no le pasó nada. Hasta ahora no logramos detectar dónde pusimos el cloro”.

Junto con su esposa y socia Ana María Muñoz y la colaboración de una amiga diseñadora fabricaron sillas para una cafetería con varios establecimientos en la capital. “Son empresas que están comprometidas con el ambiente. Ellos reciclan el 90% de la basura que se genera en los diferentes locales”, cuenta Sáenz.

Con el polialuminio se elaboran mesones de cocina y con el hilo del mismo materiales se hacen muebles. Foto: Cortesía Ecuaplastic

Con el polialuminio se elaboran mesones de cocina y con el hilo del mismo materiales se hacen muebles. Foto: Cortesía Ecuaplastic

En Gris Ratón trabajan bajo pedido, pero entre los planes de sus propietarios está abrir una tienda para exhibir mobiliario con diseño creativo, que atraiga más miradas, pues consideran que las personas todavía asocian al reciclaje con algo “sucio”, de mala calidad.

Para Muñoz todo es cuestión de ingenio para lograr piezas únicas. Muebles creados por Gris Ratón, precisamente, están en un espacio comunal de un edificio moderno ubicado en San Juan de Cumbayá.

Los fabricaron utilizando hilos de polialuminio, que tejidos toman la apariencia del ratán sintético. Ese material se obtiene tras un proceso de extrusión, donde es posible teñirlo de diferentes colores.

Las planchas de polialuminio son altamente resistentes. El costo depende de su espesor. Foto: Cortesía Ecuaplastic

Las planchas de polialuminio son altamente resistentes. El costo depende de su espesor. Foto: Cortesía Ecuaplastic

En ese espacio comunal hay un sillón de color rosa que “en un inicio puede parecer costoso, pero con el tiempo te das cuenta de que ahorraste”.

Un juego de sala para tres personas y una mesa puede alcanzar los USD 1 200.
Mora dice que el costo del polialuminio supera en un 10% a materiales como el MDF. Los tableros de polialuminio son de 2,44 metros x 1,22 metros, con espesores que van desde los 2 hasta los 44 milímetros. El metro cuadrado de construcción de casas cuesta USD 360.