Presupuesto 2022 del Municipio de Quito será de USD …
Fisco cerrará el año con menor déficit
Cadena perpetua para padrastro y madre por feminicid…
Abogado de Nelson Serrano pide a EE.UU. tramitar dos…
En la terminal terrestre de Tulcán se reforzarán controles
Joven agredido durante gresca en Quito no falleció
Ricardo Rivera, tío de Glas, saldrá de prisión con r…
Asamblea logra ratificarse en observaciones al presu…

Trolls en clases virtuales de Zoom

Las clases virtuales utilizando Zoom, a florado el fenómeno “zoombombing”, este consiste en intrusos desconocidos sumarse a las videollamadas de los estudiantes, con la finalidad de interrumpir las clases, insultar a los profesores, estudiantes, e incluso a mostrar imágenes obscenas, entre otras. Ésta desagradable situación, se está convirtiendo cada vez más habitual. Sobre todo, aprovechando la generosidad que tiene Zoom, con su plan gratuito de cuarenta minutos, los intrusos pueden hacer de las suyas, debido a que pueden aceptar gran cantidad de usuarios. Sin embargo, la privacidad y seguridad preocupa a los padres de familia, que sus hijos corren el riesgo de una eminente vulneración de su privacidad.

Como funciona el “zoombomding”, debido a su fácil configuración e interfaz gráfica amigable de Zoom, cualquier usuario desconocido puede intervenir en una videollamada, previo conocimiento del link o enlace de acceso. Más aún, si el anfitrión no tiene precauciones, a quienes aceptan para las reuniones, esto aún más agudiza el problema, con la publicación en redes sociales “ayúdenme a trollear la clase de zoom”.

Esta forma de atraer a incautos usuarios, permite proporcionar el link de acceso, código e incluso utilizar idénticos perfiles de los participantes. De este modo puede conseguir grabar la reunión sin el permiso de los demás. Para más tarde publicarlo en YouTube y viralizarlo, para sacarle provecho monetizando. Pero, existe forma de evitar a los trolls, lo más obvio es proteger los ID o número de reunión con una contraseña. Así como restringir el acceso a los demás participantes, con una sala de espera como filtro y la desactivación de usuarios por parte del anfitrión. Los trolls tienen un nuevo pasatiempo en internet con las incursiones de extraños en videollamadas de Zoom. 

Suplementos digitales