China asegura que no experimentó un repunte de covid…
Fuerte lluvia causó cortes de energía en zonas del n…
Jornada de protestas antigubernamentales deja otro f…
Fiscalía de Perú investiga muerte de manifestante co…
Tres hombres armados asaltan un bus en Guayaquil
Restricciones por el Pico y placa para el lunes 30 de enero
Opositores a López Obrador insisten en exigir su ren…
Golpean a turista que subió al Castillo de Chichén I…

Superintendencia territorial

Según los informes de prensa y como resultado del grave impacto causado por el terremoto, que ha afectado a tantas construcciones de nuestros queridos pueblos y ciudades costeñas, los honorables diputados han decidido discutir y programar una superintendencia territorial que lo controle todo lo que se construye en el Ecuador.

¿Para que los municipios y oficinas de revisión y control de planos en las diferentes ciudades? Es verdad que estos departamentos municipales, en todo el Ecuador, se han sentido desbordados por la corrupción; no hay peor ciego que el que no quiere ver. Pero el mal no puede corregirse con un súperpoder que todo lo controla, supuestamente, y, obviamente, aumentando la burocracia y los canales de corrupción.

Sr. Presidente, señores asambleístas, es hora de que hablemos y enfrentemos la verdad: en el Ecuador hay muy pocas institución sanas. Todas padecen de taras y afanes desviados de su real función, como consecuencia de un mal manejo del Estado por administraciones pasadas.

Lo que recomendamos es purificar las dependencias municipales; comenzar a resolver el problema por sus bases elementales. ¿Cuáles son? En primer lugar, los requerimientos de la población de ciudades, parroquias, pequeños poblados, en otras palabras: todos requerimos de un lugar donde vivir. Por tanto, lo que requerimos es elaborar un moderno reglamento que regule todos estos tipos de construcciones y especialmente eduque al ciudadano sobre lo que puede y debe hacer. Tenemos excelentes materiales para ser utilizados, en especial en los pueblos y recintos costeños, pero nadie nos ha enseñado cómo deben ser bien usados y que es lo inconveniente.

En lugar de superintendencias que se llenarán de burócratas, reglamentos y papeleos en su mayoría inútiles, ¿no será mejor conformar brigadas de catedráticos universitarios y estudiantes que, como parte de su formación profesional, tengan por obligación visitar los recintos, parroquias y ciudades e instruyan a los pobladores sobre lo que puede hacerse y lo que no debe hacerse? Los de vivienda sustentable y sostenible son programas de acción privada que sí han funcionado. ¿No será preferible reforzar dichos programas y resolver los problemas de vivienda de interés social de manera práctica?  

Sr. Presidente, ordene a sus conmilitantes que, en lugar de perder el tiempo sin conocimiento de causa, estudien y comprendan cuál es la realidad de la construcción de viviendas en el país.