Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Plan Nacional de Desarrollo 2021…?

Interesante que algunos ministros y funcionarios de alto nivel del gobierno, ante los medios de comunicación, expresen sus deseos de mejorar la gestión gubernamental; pero esta “lluvia de ideas” no es suficiente, puesto que lo urgente es un Plan Nacional de Desarrollo – artículo 275 y siguientes de la Constitución-,”que propicie la equidad social y territorial, promueva la concertación, que sea participativa, descentralizada, desconcentrada y transparente, y requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades y de la convivencia armónica con la naturaleza.”

El art. 279 de la Constitución crea el sistema nacional descentralizado de planificación participativa, que tendrá un Consejo Nacional de Planificación integrado por los diferentes niveles del gobierno, con participación ciudadana; contará con una Secretaría técnica que lo coordinará. Este Consejo dictará los lineamientos y políticas que orienten el sistema y aprobará el Plan Nacional de Desarrollo. El presidente de la República lo presidirá.

Los consejos ciudadanos serán instancias de deliberación y generación de lineamientos y consensos estratégicos de largo plazo, que orientarán el desarrollo nacional.

El art. 280 de la Constitución ordena que al Plan Nacional de Desarrollo “se sujetarán las políticas, programas y proyectos públicos; la programación y ejecución del presupuesto del Estado; la inversión y la asignación de los recursos públicos y coordinar las competencias exclusivas entre el Estado central y los gobiernos autónomos descentralizados. Su observancia será de carácter obligatorio para el sector público e indicativo para los demás sectores”.

En definitiva, señor gobierno, no hay que “crear el agua tibia”; sólo aplicar la Constitución vigente y ponerse a trabajar con mucha creatividad, inteligencia, honradez intelectual, coherencia, patriotismo y no a favor de los sectores privilegiados en estos últimos ochenta años, sino de la mayoría de los ciudadanos que en el 80% están en la pobreza, ¡ un 5% no son ricos con un salario de 500 dólares!, y un 3% tienen el 95% de la riqueza. Ver informes de la Cepal sobre estructura económica y equidad.

Como dijo el Presidente Lasso: ¡Atrevámonos a cambiar!