Una nueva presa

La erosión que se está comiendo las riberas del río Coca, pone en riesgo el millonario proyecto Coca -Codo Sinclair.

La obra, contratada a dedo con una empresa china, dio problemas desde el principio. Primero se quedó corchada la broca, luego el Ministro de Energía dijo que había fisuras. Más tarde, descubrimos que no había suficiente caudal de agua para hacer marchar las turbinas a plena potencia. Luego nos dijeron que antiguos estudios técnicos advertían de los riesgos en una zona sísmica delicada y cercana al volcán Reventador.

Luego de la implosión de la cascada San Rafael, que se la tragó el río, el deterioro sigue de forma acelerada.

Hace falta otra obra gigante para hacer la represa nueva, lejos de todo riesgo. ¿Cuántos millones más nos costará? Ojalá se haga con un concurso transparente sin chanchullos oscuros y roñosos. 

Suplementos digitales