Quito fest, coches de madera, la agenda por fiestas …
Siniestro entre bus interprovincial y tráiler deja d…
Mueren cuatro perros envenenados en Portoviejo
Aglomeración de personas en la avenida De Los Shyris…
CNE aprobó presupuesto de USD 18 millones para el re…
Autoridades tienen pistas sobre el responsable del a…
Consejos de seguridad para evitar ser víctima de asa…
Metro de Quito presenta cinco problemas para su func…

Mejorar la calidad de la democracia

Más allá de los resultados de las urnas, se espera por cierto que haya transparencia y gane quien haya obtenido más votos, hoy, como no hubo hace cuatro años, el mensaje de haberse reunido el día viernes pasado por parte de los dos candidatos Guillermo Lasso y Yaku Pérez es un respiro ante tantas tensiones vividas en los últimos 14 años y durante la campaña electoral.

Todo nos indica que el sistema que ‘padecemos’ es absurdo. No puede haber 16 candidatos y 280 partidos. Hay que reformar la ley y hacer desaparecer a los mini partidos que succionan los recursos del erario nacional en campañas para darse a conocer o hacer una gira de popularidad por las pantallas de televisión a nuestra costa.

Que los candidatos que obtuvieron un respaldo pobre devuelvan la plata de campaña a las arcas fiscales.

Los partidos con menos del cinco por ciento de votos deben desaparecer. Que los partidos afilien a sus simpatizantes con números de cédula y tecnología de punta, así se evita firmas falsas. Un ciudadano no podría estar en dos partidos y la segunda afiliación anularía la anterior. Millones de firmas y apenas unos miles de votos es una incoherencia que no tiene precio. O, mejor, si lo tiene, y lo pagamos los ingenuos ciudadanos.