Las ventas de Ecuador crecieron un 13,5% en 2022
Interno fue hallado muerto en cárcel El Rodeo de Manabí
Con una misa se recordó a los 29 fallecidos en el al…
Multa por incumplir veda de cangrejo puede llegar ha…
Armados se llevaron USD 20 000 de la venta de comida…
Israel endurece medidas punitivas contra atacantes p…
Más de USD 300 000, armas y municiones encontrados e…
Datos oficiales revelan estancamiento de la pobreza …

La interpretación de los sueños

Sigmund Freud, el creador del psicoanálisis, en una de sus obras denominada “La Interpretación de los Sueños”, hace relatos muy esclarecedores sobre como nuestra mente puede reproducir los sueños y hacerlos tan reales, como si efectivamente sus actos y acciones los hubiéramos vivido de esa manera.

Ciertas impresiones de horas anteriores o quizás días anteriores, al estar soñando pueden reproducirse y hacernos sentir como si en efecto las estuviéramos realizando y cuando nos despertamos nos sorprendemos de aquellas situaciones; a veces podemos recordarlas, otras veces un poco y algunas veces casi íntegramente; qué poder tan inmenso de nuestra mentepara permitirnos que nuestros sueños puedan ser recordados.

Freud se refiere a que para interpretar los sueños debemos diferenciar entre las ideas latentes y el contenido manifiesto, siendo que el primero es la verdadera experiencia –deseos, vivencias- que motiva el sueño y el segundo es la historia o sucesos que el sujeto vive en el sueño, como un material elaborado a partir de los deseos y experiencias reprimidas.
Platón dijo: “Que los hombres mejores son aquellos a los que sólo en sueños se les ocurre lo que los demás hacen despiertos”.

Freud dice que para analizar e interpretar nuestros sueños debemos hacerlo como una realización de deseos, como la realización de un temor, como una reflexión o sencillamente con referirse a reproducir un recuerdo.

Todos nos sorprendemos como nuestras emociones se trasladan a nuestros sueños y vivimos momentos como si realmente los hubiéramos vivido o habríamos querido que así sean; incluso se manifiestan nuestros comportamientos y actitudes con nuestros familiares y amigos, sean de amistad, desagrado o cualquier situación que en la vida real la hubiéramos vivido.