Vías cerradas en Quito para las elecciones; mire los…
Emisión de cédulas aumentó 90% en el Registro Civil …
Derriban al primer globo espía chino que sobrevolaba EE.UU.
Volcamiento dejó un fallecido y un herido en Chimborazo
Exsacerdote César Cordero falleció; vinculado en cas…
Chile pide ayuda internacional para combatir incendi…
En Azuay se distribuye material para elecciones seccionales
Metrovía tendrá horario extendido en los recorridos …

La fiesta taurina, arte y valor

La tauromaquia o fiesta taurina, es considerada como el arte de las artes, en la que se sintetizan otras expresiones artísticas, como la música, la escultura o la pintura en la que el hombre al enfrentar al toro, crea una obra de arte, a más de arriesgar su vida, desafiar y enfrentar la muerte, varios toreros han ofrendado su vida en las faenas, demostrando su gran valentía.

Artistas famosos como Goya, Dalí, Picasso, han representado a través de sus cuadros, la pasión y el dramatismo de las corridas taurinas, la historia de la tauromaquia, así como la destreza y tragedia en las faenas.

El toreo es la riqueza pictórica y vital de España, así como su histórica fiesta nacional, identificada con su ancestral cultura, que la heredamos la gran mayoría de países de Hispanoamérica. En nuestro país se la practica desde la época colonial, hasta nuestros días, pero con cierta restricción, como lo es la prohibición de dar muerte al toro, que se la considera como la suerte suprema en una faena, con lo que le quita brillantez a la esencia del toreo, lo que trajo como consecuencia que muchos aficionados ya no asistan a las plazas taurinas, como ha sucedido con la monumental de Quito, en donde se celebraba la famosa Feria del Jesús del Gran Poder, que fue considerada como la mejor de América. Por lo que se hace necesario, mediante un recurso de amparo constitucional, exigir se levante esas limitaciones que fueron impuestas por el anterior gobierno a las corridas de toros mediante una consulta popular, en la que restringió derechos y libertades a quienes nos identificamos y tenemos simpatía por esta fiesta de raigambre popular, respetando el criterio de quienes se consideran anti taurinos.