Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…
99 militares resultaron heridos durante 14 días de protestas

Emergencias

Regresaba a la ciudad y al pasar por la Av. Brasil vi a una mujer joven botada en el parterre junto a un muchacho y dos o tres personas a su alrededor. Me detuve para ver si algo podía hacer y la mujer, aparentemente borracha o drogada, se incorporó y se puso a discutir con su acompañante.

En vista de que al levantarse pensaba seguir caminando descalza por la avenida, con el riesgo de que le atropellaran los automóviles, llamé al 911. No contestaba y cuando lo hizo no me dio ninguna solución. La muchacha pedía que le llevaran a casa de su padre en una dirección que desconocíamos, cosa que ni a mí ni a ninguno de los presentes nos pareció seguro.

Finalmente paró un taxista. A pesar de nuestro requerimiento nunca tuvimos ayuda de un policía ni del 911 lo que me da una idea de lo poco eficaz que, en una situación emergente, pueden ser las autoridades. Según me dijeron, el 911 no actúa en circunstancias de consumo excesivo de alcohol o drogas. ¿Alguien lo hace?