Estos son los cierres viales que se mantienen en Qui…
¿Qué elimina el Decreto Ejecutivo N° 95?
Cuatro sentenciados por asesinato de extranjera en c…
La negociación entre el Gobierno y los indígenas con…
Tránsito colapsó por acto de protesta de gremios de …
Cuenca está sitiada y sin provisiones por el paro
La producción petrolera, a punto de parar por las protestas
Alerta en el país por el abandono del esquema de vac…

Construir la paz y el respeto

La Señora Aura Lucía Mera, escribe como columnista invitada de diario EL COMERCIO, un artículo bajo el título ¿Apenas ahora?, al cual tengo algunos reparos, sin afán de polemizar.

Siendo un artículo de opinión que busca transmitir un asunto de interés público, carece de argumentos, valoraciones y análisis y aunque sea un trabajo corto, requiere de un mínimo de fuentes de respaldo.

La autora, alude con ligereza sobre los personajes de los Evangelios. Pareciera que por falta de conocimiento o de investigación, señala a Pedro y a Pablo, como causantes de la sumisión de la mujer; nada más falso. Solo hacía falta revisar la estructura social de los pueblos de Oriente y no acusar a éstos como los “abanderados del machismo”. Esta premisa, le lleva a otros errores como el caso de María Magdalena; de igual manera, solo si hubiese investigado su historia, no le calificaría de tal…

La blasfemia (para nosotros los católicos) contra la Virgen María, las mentiras y el odio a la religión, la visita del obispo al colegio, el comportamiento de las monjas frente al “Padre Arrupe”; me pregunto, qué hacía un superior general de los Jesuitas en “su colegio”? En toda esta descripción, no veo más que una reminiscencia del estilo macondiano.

No pretendo justificar crímenes aberrantes pasados y actuales de seres deshonestos, desgraciadamente, formaron y forman parte de la Iglesia, al contrario, si cometieron delitos que se los aparte y se los juzgue como debe ser.

El oficio de escribir tiene un objetivo claro: ¡Orientar con la verdad! Por qué no, desde su columna, escribir para construir la paz y el respeto hacia todas las religiones. ¡Haríamos un mundo mejor!  

Mariela Eleanor Bernal Clavijo