Entrevista a Roberto Custode, consultor en movilidad…
Trump intenta bloquear la entrega de sus impuestos a…
Silvia Vera es la presidenta del movimiento Creo
Nueva revisión arancelaria ‘más profunda’…
Barack Obama suspende la polémica fiesta por su 60 c…
Atleta bielorrusia Tsimanouskaya llega a Varsovia ba…
La parroquia Buenos Aires, en Imbabura, continúa baj…
Ecuador buscará mayor relacionamiento de la CAN y ot…

Uso de autopistas

Da orgullo ver las autopistas que se construyeron y que seguimos viendo su expansión en algunos lugares de la ciudad y el país.

Los visitantes que vienen a la ciudad se maravillan y se van siempre hablando del cambio que se dio con estas nuevas vías de desarrollo en el Ecuador. Mi queja, es que a pesar de tener las mejores vías no hemos hecho un esfuerzo por impartir y hacer cumplir las reglas básicas de manejo en nuestro país.
He leído varias veces el manual de transito que se debe revisar antes de renovar la licencia de conducción, y las reglas son muy claras.

Dicen algo así: “Maneje siempre por la derecha y deje la vía izquierda para vehículos más rápidos que deben rebasar y e inmediatamente regresar a su derecha”. Pues no, en nuestro querido país todos los nuevos choferes, en sus flamantes autos y transporte pesado, van bien pegaditos a la izquierda, super despacio, para sentirse protegidos por la vereda del parterre central, causando tremendas congestiones de tránsito en vías de 2 y 3 carriles donde el tráfico debería fluir mucho más rápido.

No digo que hay que ir a mucha velocidad, solo hay que ir por la derecha y dejar pasar a los que quieren ir más rápido. ¡Nada más!
Autoridades, el pedido es que dejen un buen recuerdo de su paso por el gobierno, y usen a los policías nacionales y municipales para que hablen con los usuarios de las carreteras y les den manuales de buen uso de las vías. ¡Enseñar lo básico! (inclusive los patrulleros deben seguir estas reglas de tránsito).

Inclusive los medios de comunicación deberían ser parte de esta campaña que beneficiara a todos en el país.

Estoy seguro de que, con una mejor educación vial, se evitarán accidentes, y los usuarios de las vías serán menos agresivos. Ojalá este consejo sea acogido por los alcaldes y autoridades de tránsito.