Expertos de Sudáfrica confían en la respuesta de las…
Pentágono creará grupo especial para investigar avis…
Reforma tributaria: Gobierno recibe notificación de Asamblea
Los ministros de Sanidad del G7 analizan estrategias…
Pico y placa: Así será el tránsito en semana de fies…
OMS: Ómicron tiene riesgo global de propagación R…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 29 de …
Planteles masivos no logran cumplir el distanciamiento

Radio Ambulante, un espacio para escuchar las historias

El equipo de Radio Ambulante, durante un reunión realizada en Nueva York.

El equipo de Radio Ambulante, durante un reunión realizada en Nueva York.

El equipo de Radio Ambulante, durante un reunión realizada en Nueva York. Foto: Cortesía de Jorge Caraballo

Las historias de los migrantes venezolanos, que a diario transitan por la frontera que Venezuela tiene con Colombia y Brasil, serán las protagonistas del nuevo episodio de Radio Ambulante, uno de los podcast en español con mayor audiencia en Latinoamérica.

La novedad de este episodio, realizado por los periodistas Jenny Barchfield y David Trujillo, es que primero será presentado en el club de escucha que Radio Ambulante inaugura hoy en Medellín y mañana en Quito, y la próxima semana en Ciudad de México, en San José y en Nueva York.

Jorge Caraballo, editor de audiencias de Radio Ambulante, explica que un club de escucha es algo parecido a un club de lectura o a un cine club. La diferencia es que en este espacio la gente no se reúne para hablar de un libro o de un filme, sino de un podcast (una pieza de audio con una periodicidad definida de publicación).

Después de escuchar el nuevo episodio del podcast, lo más común es que su contenido sea comentado entre el círculo familiar, el de los amigos o el de los compañeros de trabajo. La idea de este club de escucha es ampliar esas reflexiones y debates para fomentar la empatía entre las personas.

A criterio de Caraballo, una de las particularidades que tiene este formato es que la gente puede escuchar de forma directa a los protagonistas de una historia. “Las personas pueden oír su rabia, su dolor o su frustración. Escuchar la voz del otro te obliga a suspender tus pensamientos por un momento y poner atención sobre lo que está pasando”.

La dinámica propuesta para este club es sencilla: las personas reunidas escucharán el episodio seleccionado (el de la migración venezolana durará 40 minutos) y luego se abrirá un espacio para conversar sobre lo que se escuchó. Antes y después de oír el episodio intervendrá un moderador; una persona que es parte del equipo de Radio Ambulante.

Los clubes de escucha se realizarán una vez al mes durante febrero, marzo y abril, con formatos diferentes. Por ejemplo, en Quito el próximo mes no se escuchará un episodio nuevo, sino uno ya publicado que tiene que ver más con el contexto local. Luego de tres meses, la idea de los organizadores es publicar un manual, para que cualquier persona pueda convocar y asistir a una de estas reu­niones, donde lo esencial es tener un oído atento.

Según Caraballo, la audiencia de Radio Ambulante, un podcast que mayoritariamente es escuchado por gente que vive en Estados Unidos, creció el doble en Latinoamérica durante el último año. Todo gracias -dice- al voz a voz.

Suplementos digitales