Tema

velasco ibarra

Siniestro entre un motociclista y vehículo en la av. Velasco Ibarra

Un siniestro de tránsito en la avenida Velasco Ibarra y la avenida General Rumiñahui se registró en la mañana de este viernes.

Ramiro Montenegro: 'El médico rural fue un factor de desarrollo'

Ramiro Montenegro es conocido como uno de los mejores presidentes que ha tenido el Aucas, equipo del que ha sido, además, su historiador. Es un destacado médico neurólogo y formó parte de la primera generación que debió “hacer la rural”, en 1970. Publicó el año pasado el libro por los 50 años de esta iniciativa.

EPN: 150 años de fundación

El jueves 29 de este mes, en una Sesión Solemne se conmemorará el 150 aniversario de la fundación de la Escuela Politécnica Nacional. Hecho portentoso en uno de los últimos rincones del mundo occidental. El fundador, don Gabriel García Moreno, presidente de la República, quien había estudiado en la Escuela Politécnica de París y había llegado a la conclusión de que ningún país tendría futuro si no dominaba las ciencias básicas, usaba las modernas tecnologías y emprendía investigaciones científicas aplicadas. Tal empresa requería de buenos maestros. Don Gabriel contó con la participación de un calificado grupo de jesuitas, de entre aquellos que habían sido expulsados de Alemania. Un triunfo de la civilización sobre la barbarie, eso fue la fundación de la EPN. Los bárbaros la cerraron. Fue un Presidente ilustrado, el doctor Velasco Ibarra, quien la reabrió en 1935. Con los dos primeros rectores, Pedro Pinto y Jaime Chávez Ramírez, se consolida la vocación científica de la Politécnica. De

75 años de la Casa

Al filo de la medianoche del 9 de agosto de 1944, cuando el doctor Velasco Ibarra despachaba febrilmente los últimos documentos que había decidido firmar como Jefe Supremo, Benjamín Carrión logró que firmara el decreto 707 mediante el cual fue fundada la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Esta fundación fue para el Ecuador lo mismo que para un náufrago el hallazgo de un tablón: después de la humillación que había sufrido en Río de Janeiro, el Ecuador encontraba en la cultura la posibilidad de reivindicar sus valores. No se trataba, ciertamente, de una solución real para los gravísimos problemas de un país acosado por la pobreza y los desatinos de una política nefasta: se trataba de un recurso para recuperar la fe en nosotros mismos, esa fe sin la cual ni siquiera una boyante economía puede labrar un porvenir.

‘Señor… ¿Usted viene a detener y a encarcelar al Presidente?’

Alrededor de las seis y media de la tarde, el capitán de Corbeta Jorge Queirolo Gómez, al mando de cinco marinos, llegó a una residencia ubicada en la ciudadela Los Ceibos de Guayaquil, en donde se encontraba el entonces mandatario ecuatoriano José María Velasco Ibarra. Él se hallaba en esos momentos con la protección de cuatro soldados que, a pedido de Queirolo, permanecieron en los exteriores de dicho domicilio.

Los múltiples rostros del populismo

La palabra populismo al parecer ha dejado ya de tener el sentido peyorativo de décadas pasadas. Fenómeno que nace en países de sistemas políticos débiles, está incursionando en aquellos donde se pensaba que había partidos sólidos. Pero ahora es una realidad que, al menos por un buen tiempo, llegó para quedarse.

‘Presidente, usted no es fascista y tiene el poder, haga la revolución’

El sábado 4 de diciembre de 1971 arribó a Guayaquil el máximo dirigente del Estado Cubano, Fidel Castro, quien fuera invitado por el presidente José María Velasco Ibarra, pese a que Ecuador no tenía, en ese momento, relaciones diplomáticas con Cuba.

Velasco: Pasiones de juventud

De José María Velasco Ibarra se ha dicho mucho. Fue Presidente de la República en cinco ocasiones sin haber pertenecido a partido político alguno. Tuvo fieles admiradores y feroces detractores. Su exuberante oratoria e instinto político han sido objeto de innumerables estudios, pero poco se ha profundizado en la formación de su pensamiento. ¿Cómo entender al político?

Velasco Ibarra vuelve como personaje de dos novelas

De las tantas definiciones que existen de la literatura, una posible es aquella que la considera como la historia que cuenta lo que la historia no cuenta. Es decir, se escribe sobre las pasiones, los sentimientos y las ideas de quienes habitaron un tiempo y una región. La literatura permite que un autor del siglo XVIII, Pierre Choderlos de Laclos y sus ‘Amistades peligrosas’, hable en la intimidad al lector de cómo fue la Francia de la época a través de la intriga epistolar.

El enigma militar en el Ecuador

Disponemos de dos relatos estrechamente interconectados sobre el papel del Ejército en la historia ecuatoriana del siglo XX. El primero podría asociarse al “discurso oficial” de las propias Fuerzas Armadas sobre su evolución, vista retrospectivamente. Ese relato nos cuenta el proceso lento y farragoso de “profesionalización” y “autonomización” del Ejército; es decir, el proceso por el cual las Fuerzas Armadas, nacidas de las montoneras liberales, estrechamente atornilladas al destino de sus caudillos, van paulatinamente apegándose a sus labores específicas, al cuidado de la frontera, a la defensa de la integridad territorial, y, en el camino, mejoran su preparación técnica, diseñan mecanismos impersonales y neutrales para los ascensos, consiguen crear, finalmente, capacidades suficientes en sus cuadros y dirigentes para dedicarse a lo que les compete. Así, la “profesionalización” implica no solo la mejora técnica de sus miembros, de sus equipos y procedimientos, sino la conquista del d

Suplementos digitales