Miles de personas marchan en Londres en solidaridad …
Policía detiene a sospechoso del asesinato de ciudad…
Abogado de periódico El Nacional califica el embargo…
Abren los colegios electorales en históricos comicio…
Clínicas privadas de rehabilitación operan por años …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 15 de mayo del 2021
Mayoría de barrios sigue con directivas prorrogadas en Quito
Pocos planes en el sector turístico para el feriado …

Cratos y Lucky colaboran en tareas de rescate en México

El can más experimentado en las tareas de rescate es Cratos, de cinco años de edad. Su olfato colaboró en el rescate de varias personas tras el terremoto de Manabí, registrado en abril del 2016. Foto: Cortesía Bomberos

El can más experimentado en las tareas de rescate es Cratos, de cinco años de edad. Su olfato colaboró en el rescate de varias personas tras el terremoto de Manabí, registrado en abril del 2016. Foto: Cortesía Bomberos

Lucky y Cratos (der.) son dos perros que forman parte del contingente que se desplazó desde Quito para apoyar en las tareas de búsqueda y rescate de sobrevivientes tras el terremoto de México. Foto: Cortesía Bomberos

Los 15 bomberos del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR) que viajaron a las 05:00 de este jueves 21 de septiembre a México también contarán con el apoyo de dos canes rescatistas.

Se trata de Lucky y Cratos, dos perros de raza labrador y golden retriever que forman parte del contingente que se desplazó desde Quito para apoyar en las tareas de búsqueda y rescate de sobrevivientes tras el terremoto de México.

El can más experimentado en las tareas de rescate es Cratos, de cinco años de edad. Su olfato colaboró en el rescate de varias personas tras el terremoto de Manabí, registrado en abril del 2016.

Lucky, en cambio, tiene un año nueve meses pero ya cuenta con la certificación de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos que lo avala como perro de rescate.  Los dos ‘peludos‘ son parte del escuadrón canino del Cuerpo de Bomberos de la Capital, que también lo conforman Zeus, Titán y Cronos.

El can más experimentado en las tareas de rescate es Cratos, de cinco años de edad. Su olfato colaboró en el rescate de varias personas tras el terremoto de Manabí, registrado en abril del 2016. Foto: Cortesía Bomberos

El bombero Bryan Cevallos informó que los perros del escuadrón reciben un entrenamiento para que desarrollen su instinto de presa y caza. Los adiestradores potencian esos reflejos a través de una especie de juego. Por eso, cuando olfatean a las personas, saben que como recompensa reciben un premio que por lo general son juguetes o mordedores.

Lucky y Cratos viajaron a México con David Durango y Cristian Acuña, sus entrenadores y amigos de confianza. Los dos efectivos se encargaran de alimentarlos y llevar los implementos que los perros necesitan para el rescate.

Lucky tiene un año nueve meses pero ya cuenta con la certificación de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos que lo avala como perro de rescate. Foto: Eduardo Terán/Narices Frías

Luego de cumplir su misión en México, Lucky y Cratos serán descontaminados y se les administrará vitaminas líquidas para facilitar su recuperación física y mental. También se les disminuirá la carga de trabajo e ingresarán a un proceso de socialización.

Eber Arroyo, comandante del Cuerpo de Bomberos de Quito, también viajó con el grupo táctico USAR. Se anunció que entre hoy y mañana, 22 de septiembre, se sumarán más efectivos para informar las labores de rescate que realizarán los bomberos en el país Azteca.

Luego de cumplir su misión en México, Lucky y Cratos serán descontaminados y se les administrará vitaminas líquidas para facilitar su recuperación física y mental. Foto: Eduardo Terán/EL COMERCIO