Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Gustavo Alfaro quiere que Ecuador sea un ‘equipo corto’

Gustavo Alfaro, durante un entrenamiento en la Casa de la Selección. Foto: FEF

No hay nada en el mundo de fútbol que no pueda cuantificarse. Todo es medible. Todo ejercicio arroja indicadores de rendimiento. En ese universo de información, los entrenadores y secretarios técnicos pueden sacar conclusiones y armar planes de trabajo.

Ecuador utiliza programas de video análisis como Longomatch, Wyscout, Instat, Kyn Analytics y Sport One. Dichas herramientas posibilitan sacar conclusiones y seguimientos de los movimientos propios y de los rivales.

Para el técnico Gustavo Alfaro, una de sus principales metas es tener un equipo “corto”, como se le dice en el argot futbolero a los conjuntos que dejan pocos espacios entre líneas de juego. Para lograrlo, es importante la coordinación de movimientos y la basculación, en el momento de las jugadas.

Alfaro incluso tiene sus medidas ideales: siempre que entrena con sus jugadores les recuerda aquellos indicadores que consideran su anhelo. “Mi equipo debe tener una longitud de 36 metros (espacio entre el arquero y el ariete) y 35 metros de ancho. Ese es un principio que intentamos cumplir. Lo intentamos en los entrenamientos”, razonó el ‘Lechuga’ en su rueda de prensa del 2 de junio de 2021.

El seleccionador quiere que el equipo viaje junto en sus incursiones ofensivas y también en la fase defensiva.

Didácticamente lo explicó él mismo: “cuando estamos atacando, la defensa tiene que estar ubicada en la media cancha. Tenemos zagueros veloces para lograrlo. Si tuviéramos jugadores lentos, tendríamos problemas para presionar adelante”.

Lo mismo tiene que suceder cuando el equipo defiende. Énner Valencia tiene que mirar continuamente la ubicación de los volantes y mantener equidistancia. Y los volantes con las defensas y estos con el golero.

Otro proceso del ‘equipo corto’ que quiere trabajar Alfaro es la llamada presión pospérdida. Esta tiene que ver con los movimientos que debe realizar un combinado para recuperar el balón, apenas éste cayó en los pies del rival. El DT quiere un movimiento coordinado para que sus jugadores intenten acosar al poseedor del balón, antes que retroceder en el campo de juego.

“Será algo que haremos durante la Copa América. Les he mostrado videos de Brasil, de Argentina, de cómo presionan para recuperar la pelota. Esperamos realizar estos movimientos”, dijo un ilusionado técnico que siempre les plantea a los jugadores un dilema: ¿quieren correr o jugar? Todos responden jugar. “Entonces, deben tener el balón”, les responde el ‘Lechuga’.