El Museo Nacional de Catar, último de los museos monumentales del Golfo, fue diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel. Foto: AFP

El Museo Nacional de Catar, último de los museos monumentales del Golfo, fue diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel. Foto: AFP

Martes 02 de abril 2019

La 'Rosa del Desierto', del francés Jean Nouvel, fue inaugurada en Doha

Doha. AFP (I)

El Museo Nacional de Catar, último de los museos monumentales del Golfo, diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, se inauguró en Doha el miércoles 27 de marzo del 2019 en una gran ceremonia a la que asistieron numerosas celebridades.

Con un costo estimado de USD 434 millones, su inauguración estaba originalmente prevista en el 2016, un año antes de que antiguos aliados de Doha, como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, le impusieran un bloqueo económico y diplomático..

Video YouTube/ Qatar Museums

Diseñado en forma de rosa del desierto, con decenas de grandes discos enredados entre sí, el complejo acogió en su vasto patio interior una ceremonia de inauguración presidida por el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani. “Catar se hizo mucho más fuerte desde junio del 2017. Los ciudadanos defendieron su dignidad y verdad, y así fortalecieron el país", dijo el emir.

Posee un diseño en forma de rosa del desierto, con decenas de grandes discos enredados entre sí. Foto: AFP

Posee un diseño en forma de rosa del desierto, con decenas de grandes discos enredados entre sí. Foto: AFP

Al acto asistieron figuras de la moda como Naomi Campbell o Victoria Beckham, así como el entrenador de fútbol José Mourinho.

También estuvieron el emir de Kuwait, el jeque Sabá al Ahmad al Jaber al Sabá, que no rompió con Catar a diferencia de las otras monarquías del Golfo, y el expresidente francés Nicolás Sarkozy y su esposa Carla Bruni.

Para Jean Nouvel, que diseñó también el monumental Louvre Abu Dhabi inagurado en el 2017 en los Emiratos Árabes Unidos, el edificio tiene vocación de convertirse en “un destino” y un “icono”. 

El edificio fue creado para convertirse en un destino y en un ícono. Foto: AFP

El edificio fue creado para convertirse en un destino y en un ícono. Foto: AFP

El laureado con el prestigioso premio Pritzker se defendió de la acusación de trabajar para regímenes no democráticos. “Trabajo a escala del siglo, o de los siglos, para los pueblos, no para una persona puntualmente en el poder”, afirmó.

Con su entrada compuesta por 114 fuentes esculpidas en un lago de 900 metros de largo y su kilómetro y medio de galerías de exposición, el edificio se une a la Biblioteca Nacional y al Museo de Arte Islámico en la lista de edificios emblemáticos de la capital catarí.