El auditorio central luminoso es el eje del edificio. A su alrededor se ubican las estanterías que van del piso a techo. Foto: AFP

El auditorio central luminoso es el eje del edificio. A su alrededor se ubican las estanterías que van del piso a techo. Foto: AFP

Sábado 25 de noviembre 2017

Una biblioteca con estanterías multifunción

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

Un millón doscientos mil libros es una cantidad más que suficiente para cualquier biblioteca del mundo, menos para la Binhai, una megabiblioteca emplazada en la ciudad china de Tianjín.

¿La razón? Como apenas posee 200 000 ejemplares, los diseñadores de este edificio de seis pisos, y de 33 700 m² de construcción, decidieron completar las estanterías superiores con placas de aluminio impresas que parecen libros de verdad. Esta técnica, que engaña a la vista, es conocida como trampantojo, según explica una nota de AFP.

Pero este pequeño detalle no resta un ápice de importancia a esta gran construcción, diseñada por el prestigioso taller de arquitectura holandés MVRDV, en colaboración con los arquitectos locales de Tupdi.

La biblioteca tiene una capacidad para 1 200 000 libros, actualmente tiene 200 000, el resto es simulado. Foto: AFP

La biblioteca tiene una capacidad para 1 200 000 libros, actualmente tiene 200 000, el resto es simulado. Foto: AFP

En esencia, la Binhai es un centro cultural con un auditorio esférico luminoso, alrededor del cual se despliegan las estanterías del piso al techo. La estantería ondulada es el dispositivo espacial principal del edificio y se utiliza tanto para enmarcar el espacio como para crear escaleras, asientos y el techo en capas.

Estos contornos también continúan a lo largo de las dos fachadas de vidrio que conectan la biblioteca con el parque exterior y el corredor público en el interior. Este sirve para proteger el interior contra la luz solar excesiva y, al mismo tiempo, crea un interior brillante y uniformemente iluminado.

“El interior de la biblioteca Tianjin Binhai es casi como una cueva, una estantería continua. Como no podíamos tocar el volumen, hicimos rodar el auditorio en forma de bola dentro del edificio y este, simplemente, dejó espacio para ello, como un “abrazo” entre los medios y el conocimiento”, dijo Winy Maas, arquitecto cofundador de MVRDV.

Las estanterías son excelentes espacios para sentarse, debatir, compartir y estudiar.

Las estanterías son excelentes espacios para sentarse, debatir, compartir y estudiar. Foto: AFP

Las estanterías son excelentes espacios para sentarse y, al mismo tiempo, permiten el acceso a los pisos superiores. Los ángulos y las curvas están destinados a estimular diferentes usos del espacio, como leer, caminar, reunirse y debatir. Juntos forman el ‘ojo’ del edificio: para ver y ser visto.

El edificio también contiene amplias instalaciones educativas, dispuestas a lo largo de los bordes del interior y accesibles a través del atrio principal, explica Archdaily.com.

La biblioteca pertenece al Municipio y se encuentra en el centro cultural del distrito de Binhai en Tianjín, una metrópolis costera localizada en las afueras de Pekín. Ubicada junto a un parque, forma parte de un grupo de cinco edificios culturales diseñados por un equipo internacional de arquitectos, incluidos Bernard Tschumi Architects, Bing Thom Architects, HH Design y MVRDV, según Archdaily.

Todos los edificios están conectados por un corredor público debajo de una cubierta de vidrio diseñada por GMP.