Viruela del mono: dos fármacos en análisis
Corviche: la nueva golosina de los quiteños tiene sus huecas
Ballenita, destino para el descanso y la desconexión…
Hasta las arterias
Glas ahora va por otra medida sustitutiva
La reactivación del aeropuerto Mariscal Sucre favore…
Los niños se enamoran del ejercicio a partir de juegos
La discriminación al adulto mayor, problemática que …

Reinas de corazones

La gran prueba sanitaria-humana que estamos atravesando ha transparentado la esencia de las marcas. Se ha visto quiénes están dispuestos a perseverar en su relación con sus clientes, y quiénes tiraron la toalla porque en realidad el cliente nunca fue el centro de su trabajo.

Las pruebas y dificultades enfrentadas de la manera correcta, no son más que oportunidades para catapultarnos a un lugar mejor. Y eso es lo que han hecho destacadas marcas nacionales e internacionales, en el adverso entorno covid, dispuestas a permanecer en su propósito junto a clientes y equipo de trabajo.

Quienes han dado un paso al costado, estando en pie, priorizando sus ingresos a costa de empleados y desconectándose de sus clientes, seguramente no podrán recuperarse fácilmente de este quiebre reputacional. Hoy más que nunca necesitamos creer en el otro.