Cuatro sentenciados por asesinato de extranjera en c…
Cuenca está sitiada y sin provisiones por el paro
La producción petrolera, a punto de parar por las protestas
Alerta en el país por el abandono del esquema de vac…
Tres factores afectan la producción de cebolla
Cada uno está en su ‘trip’
La negociación entre el Gobierno y los indígenas con…
Tránsito colapsó por acto de protesta de gremios de …

Quito, ciudad de fantasmas

Quito mi ciudad leída, repasada, defendida, amada. Soy quien soy y con mi edad me parezco a los quiteños que subían por la chorrera al Pichincha, por ahí por las lomas de Miraflores acostumbrábamos pescar en los charcos o torear alguna vaca brava que se paseaba por la hacienda, la ciudad creció y vinieron mis hermanos de las provincias buscando trabajo y crearon barrios y levantaron costumbres de su vida rural, de antaño.

Quito, la del centro estaba enseñoreada por iglesias y por calles llenas de comercio. Nadie ayudó al tráfico y por eso conducir en el centro es un tormento. Los alcaldes después de un tiempo, sin dar fechas no amaron lo suficiente a la ciudad, se amaron ellos, como si fueran Nerones y la partieron, esta aprendió a crecer en el vituperio, se desarrolló con un liderazgo muerto, faltaba el líder del pueblo, no necesariamente populista sino el alcalde férreo y pasaron las cosas que todos sabemos y los problemas en lugar de disminuir crecieron. La ciudad amable murió y se convirtió en bastión de la política electorera, no les interesaba en el fondo Quito, sino la chequera, el progreso del partido, a la final aquí estaba la sede del gobierno. Nos partieron los múltiples colores, las ideologías de derecha y de izquierda. Se tapaban huecos y protestas, no se servía, será por eso que esta ciudad tiene una altísima tasa de desempleo y una altísima tasa de otros problemas más, en sus huecos, en sus calles estrechas del centro y del suburbio se mata, se miente, se roba, se viola, se… Quito es una ciudad de fantasmas, una ciudad de miedo. Mi Quito amada.