La negociación entre el Gobierno y los indígenas con…
Cada uno está en su ‘trip’
Comunidades indígenas marcharon en Puyo para apoyar …
Volquetas y autos amarillos complicaron el tránsito en Quito
Cuenca: 10 días con falta de gas de uso doméstico
Localizan al menos 40 migrantes fallecidos dentro de…
Se reinstalará nueva mesa de diálogo; Gobierno no ac…
Calma en la Universidad Central en el día 15 de movi…

El Ministerio de Salud Pública y la píldora del día después

Con asombro hemos oído en las noticias como el MSP, en atención a las farmacias que no han querido vender la píldora del día después sin receta médica, emite un comunicado respaldándose en la OMS y en el uso de la evidencia científica, solicitando su venta libre. Los Centros de Salud entregan primero la píldora y luego envían a la paciente a pedir una consulta con el médico.

Como Médica Familiar me pregunto:
¿De qué evidencia mundial o local hablamos? ¿Hay alguna evidencia en relación a que los embarazos no deseados finalmente han disminuido? ¿O de que ir a la consulta médica ha demostrado ser un paso inoficioso vs. ir directamente a la farmacia? ¿De que la marca que ofrece el MSP, tiene un efecto distinto en la ovulación o en sus repercusiones hormonales en el cuerpo humano? ¿Efectivamente la OMS ha validado la venta libre de la píldora a nivel mundial?

La audacia del MSP escandaliza, pues en lugar de educar a la población en salud, procura confundir a los entendidos y malograr la vida de los pacientes y usuarios, que sin receta y sin el debido conocimiento, adquieren éste y todo tipo de medicamentos desde las tiendas hasta las farmacias que regenta el Estado.

Algo que sí es evidente para todos es que los “grandes proyectos” del MSP en la última década, en relación a anti concepción y haciendo uso de los “fondos de ayuda social”, dieron lugar a la repartición inicial e indiscriminada de preservativos, pasando por la colocación de implantes, hasta la novedad actual, la píldora del día después. Todo esto ha servido para que aumenten los embarazos en adolescentes desde los doce años, con la consecuente degradación moral de la sociedad, situación que se le escapó de las manos al MSP.