Cuatro sentenciados por asesinato de extranjera en c…
Cuenca está sitiada y sin provisiones por el paro
La producción petrolera, a punto de parar por las protestas
Alerta en el país por el abandono del esquema de vac…
Tres factores afectan la producción de cebolla
Cada uno está en su ‘trip’
La negociación entre el Gobierno y los indígenas con…
Tránsito colapsó por acto de protesta de gremios de …

La constitución de los 300 años

Cuando la actual Constitución se aprobaba se dijo que la misma duraría trescientos años; pero ha sufrido ya tantas violaciones y modificaciones y con las 17 y 11 propuestas por el Ejecutivo, este cuerpo legal tan importante para la vida de la Nación, está quedando en soletas.

Como el señor Presidente no podría presentarse a un nuevo período en el 2017, una de las propuestas incluye la reelección indefinida, con lo cual, de aprobarse las enmiendas un nuevo período presidencial sería perfectamente posible y legal. Gran parte de la ciudadanía no está de acuerdo con la forma como se está tramitando las reformas.

El proyecto de Constitución de Montecristi fue conocido por lo ciudadanos obviamente antes de la votación en la cual participaron miles de personas y fue aprobada por una Asamblea Constituyente que finalmente no fue más que una Consulta Popular con otro nombre, o sea que el pueblo es el autor y dueño de la Constitución.

En el caso de las reformas actuales debería ser el pueblo el que las discuta, las apruebe, las modifique o las rechace, mediante una consulta y si bien el pueblo las conoce, no podrá pronunciarse al respecto por cuanto las mismas están sujetas a estudio y votación por parte de organismos de Estado de cuyos miembros se conoce de antemano cuál será su pronunciamiento al momento de la votación.

Urge por consiguiente la convocatoria a una consulta popular como la que está proyectando un excandidato presidencial.