Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Falta de empatía

Si bien es cierto, la pandemia y la hambruna nos están consumiendo de a poco, no es justo que nuestros gobernantes que deberían mostrarse solidarios y empáticos con la gran mayoría de su pueblo traten de cortar la cuerda por el lado más débil, con una serie de sacrificios, impuestos y más contribuciones “voluntarias” que, con el desenfrenado nivel de corrupción que existe, no sabemos en qué manos irían a parar. Considero que lo más absurdo, en estos momentos de crisis, es el recorte presupuestario en los dos rubros más importantes e imprescindibles como son: la salud y la educación a sabiendas de que, ahora más que nunca, se hace indispensable educar al pueblo y velar por su salud. Esto, como decía mi abuela, sería “como robar del altar mayor”.

¿Cómo es posible que no se piense en otras alternativas tendientes a paliar la crisis, como es la significativa reducción de asambleístas, asesores y más funcionarios públicos que ganan exagerados latisueldos pensando solamente en su beneficio personal; reducir substancialmente los gastos superfluos en campañas electorales, movilizaciones, publicidad “engañosa”, etc. y, principalmente, por qué no aplicar la “cirugía mayor” (frase célebre y lapidaria de nuestro “invisible” señor Presidente) para, en lo posible y por todos los medios, tratar de recuperar el dinero robado?