Destitución presidencial, un recurso difícil de lograr
Gobierno analiza propuestas para la reactivación económica
El diálogo entre Gobierno y Conaie quedó sin fundamento
El pedido correísta de destitución de Lasso, sin res…
Baños de Agua Santa afectada por aluvión; un falleci…
Edad no impide aprender nuevos talentos
Con registro, usuarios lograron comprar gas doméstic…
La Asamblea de los Pueblos se realizó en Casa de la Cultura

Las esperanzas en Moreno

Presidente Moreno, las esperanzas de todo un pueblo están cifradas en usted, no basta con combatir la corrupción galopante de la última década, también deben tomarse medidas y correctivos para evitar que se sigan saqueando las arcas públicas.

Abra su mente y no se cierre en sus ideas socialistas, el país lo construimos todos: empresarios, trabajadores y Estado, y como es lógico pensar cada cual vela por sus intereses, su misión como estadista debe estar dirigida a encauzar esos intereses con el máximo de equidad posible.

Por favor asuma el papel de gobernante para el cual fue electo, y deje de lado el rol de Papá Noel que reparte bonos, casas, etc., etc., lo que necesita el ser humano es tener acceso a un trabajo digno, que, además, fue una de sus ofertas de campaña que aún están pendientes de cumplir.

No bastan las llamadas Misiones de la Ternura, de la Sonrisa, Toda una vida, etc., etc. El país necesita que se implemente la Misión Trabajo y usted cumpla con su promesa de generar 250 000 empleos anuales. También se necesita una Misión Seguridad, el país se debate en la inseguridad producto del desempleo y la apertura de nuestras fronteras para que ingrese el narcotráfico y el éxodo masivo de venezolanos que huyen del gobierno dictatorial de Maduro, gestión que apoyaba usted, su ex-canciller Ma. Fernanda Espinosa y su ex-vicepresidenta Ma. Alejandra Vicuña.

Familiares míos han sufrido reiterados ataques de delincuentes que portan todo tipo de armas y que atentan contra la vida de ciudadanos honrados por robarle un simple celular. Estos ataques se dan en zonas residenciales y que uno presume están alejados de la delincuencia, estamos siguiendo la misma ruta que siguió Venezuela y que la convirtió en el segundo país en el mundo con mayor índice de delincuencia.