Rescatan mineros en Colombia, los de México cumplen …
Turquía pedirá a Putin que evite un accidente en la …
China declara su primera alerta amarilla a nivel nac…
Defensoría del Pueblo y activistas entregarán la Ley…
Solo el 28% de UPC en Quito está activo permanentemente
Test casero de covid-19 no justifica ausencia laboral
Camión transportaba 255 kilos de cocaína en Pastaza
Dos aviones colisionan al intentar aterrizar en EE.U…

Después de 15 meses, el desafío de retornar a clases

Se “reanudan las clases presenciales”, es uno de los anuncios que aparecen en los principales medios de comunicación. Tras este comunicado, los padres de familias son los primeros en preguntarse ¿envío o no a mis hijos a estudiar de manera presencial?, debido a que pandemia aun no termina, dilema que deja a la derriba a la educación virtual.

Este anuncio causó novedad cuando de a poco el Ministerio de Educación, y la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) tranquilizaron a la parte educativa, diciendo que el retorno a clases presenciales es progresivo y voluntario. Con esta disposición, quedan más inquietudes en la docencia y los estudiantes.

Por el mismo hecho de retornar a clases presenciales, los docentes debemos planificar para que sus clases lleguen a los estudiantes que eligieron la modalidad presencial, así como para quienes continuarán clases desde sus hogares. Pero, además surgen otras inquietudes, dentro de las instituciones educativas públicas, el acceso limitado a internet es uno de los inconvenientes.

Para la docente Mireya Camino, de la Unidad Educativa Josefa Calixto, parroquia Rumipamba, cantón Quero, provincia de Tungurahua, nos cuenta una experiencia vivida con un grupo de maestros, al probar todos al mismo momento la conectividad de internet desde el establecimiento educativo con sus estudiantes. No lograron los docentes, mantener al cien por ciento sus clases virtuales con sus alumnos, debido a la saturación del servicio.

Esta problemática, de educar en línea desde los planteles educativos, lo sienten la mayoría de centros educativos públicos ubicados en el sector rural y en poca escala en lo urbano. No han logrado que todas las instituciones escolares cuenten con acceso a internet de altas prestaciones, y muchas de las veces los docentes han tenido que gastar de sus bolsillos para contratar planes de internet.

En conclusión, el regreso a las clases presenciales, apuesta al gran desafío de no contar con el acceso frecuente a internet, para impartir clases desde sus lugares de trabajo. Sin embargo, en las zonas rurales del país, se debe continuar con el uso de libros de textos del Ministerio de Educación, para proseguir con las clases presenciales y virtuales.