Irrespeto y abuso policial

En la esquina de las calles Reina Victoria y Cordero, atrás de las Torres de la Colón, se halla la Unidad de Policía Comunitaria – UPC – La Mariscal 3, en la cual algún oficial de rango mayor, supongo, ha dispuesto que se toque una sirena de un sonido infernal, a la hora que se les ocurra, especialmente entre 11:00 y 12:00 de la noche, a las 03:00, 05:00 y 06:00 de la mañana y en otras ocasiones también durante el día o la tarde.

Sin duda esta sirena se la escucha a unas cuantas cuadras a la redonda y lógicamente es un ruido insoportable, sin respetar en absoluto y con una falta de consideración hacia todas las personas que habitamos en el sector, personas de la tercera edad, niños, personas enfermas, etc. que nos merecemos un descanso tranquilo, libre de la inconsulta y ensordecedora sirena a la que nos tienen sometidos. Me pregunto, ¿por qué el oficial de marras que seguramente dictó dicha disposición, no va a la casa de sus padres, esposa, hijos y otros parientes para que les dé una serenata a media noche o en la madrugada con la maldita sirena y vea el efecto que causa?