Gobierno acatará resoluciones de la Corte Constituci…
Hondo en Honduras
Pedido de revocatoria contra Lasso, mera amenaza
Ecuador les sigue el rastro a 18 sublinajes de Ómicr…
Desempleados buscan trabajo en las calles de Ambato …
Esmeraldas, la más conflictiva de las cuatro localid…
Nuevo sistema de autentificación para licores, cerve…
El niño que contó a través de un dibujo que lo abusa…

Vox Populi

Si la voz del pueblo es la voz de Dios, es un sofisma. El pueblo se equivoca muchas veces, probablemente de buena fe y repite equivocaciones frente a las urnas. El único remedio ante este problema es mejorar la educación moral y cívica. Una materia arrancada de los centros de estudios y muchas veces olvidada dentro de las propias familias.

Si vemos que en el continente los pueblos votan sin miedo al error por todo tipo de caudillos y demagogos de derecha o izquierda que se han burlado en la fe pública, ese lema no alcanza fundamento.

Los ciudadanos votan con el estómago – por hambre – o con el corazón – por la emoción -: pocas veces se usa la lógica financiera para proteger los intereses y los fondos públicos que en realidad son de todos y con los que se debe mejorar la educación, profundizar la calidad de la salud y hacer obras en pro de los más pobres. Muchas veces son los mismos pueblos los que se hacen harakiri y terminan suicidándose con su voto. Vox populi…