28 de septiembre de 2019 00:00

¿Avance o riesgo social?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Kevin Francisco Santamaría Clavijo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El 17 de septiembre del 2019 se aprobó en el pleno de la Asamblea la Reforma al Código Orgánico Integral Penal que permite la producción, comercialización, distribución, uso y consumo del cannabis para usos medicinales o terapéuticos. Sin duda es una noticia que alegra y a la vez preocupa a muchos, debido a que el cannabis medicinal puede ser el protagonista de un gran desarrollo medicinal pero también puede ser la causa de una desviación del fin por el cual se está permitiendo su consumo.

No existe una estadística clara de las personas que necesiten cannabis medicinal y no es ajeno al conocimiento de la sociedad que el narcótico puede ser fuente de negocio. Puntos que se asumen conocidos por el legislativo.

La simple mención de la palabra cannabis genera polémica y un debate en el que algunos plantean que el cannabis medicinal no tiene que ver con la adicción y que son dos cosas completamente diferentes; otros plantean la idea de que no existen las garantías para evitar que el uso medicinal se transforme en un uso recreacional. Sin duda forma parte de un gran riesgo que debe ser controlado por el Estado. Científicamente se ha comprobado que el cannabis medicinal ha tenido éxito como paliativo en enfermedades neurodegenerativas como alzhéimer, párkinson. Pero además en algunos Estados la legalización medicinal ha sido la vía para la legalización del consumo de cannabis con fines no médicos.

En este caso se entiende que el Ecuador está listo para la legalización del fármaco. Y como se mencionó desde un principio se entiende que el legislativo tomó en cuenta los puntos expuestos, sino investigó a fondo y consideró factible la legalización; sólo el tiempo mostrará a través del rumbo que tome la legalización del cannabis medicinal, podrá ser un avance o un riesgo.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)