Nuevo punto de diagnóstico de covid-19 en San Marcos
Austria activa lotería con vales de más de USD 500 p…
252 hombres acumulan más riqueza que todas las niñas…
Avión con destino a Londres retorna a Miami por pasa…
Obispo español pide perdón por declaraciones sobre h…
Lavrov y Blinken se reúnen para rebajar tensión en t…
Siete parques de Quito ya cuentan con iluminación LED
Enmienda o reforma: dos caminos que puede tomar la consulta

Cinco profesoras y un rector procesados por el crimen de la niña Valentina Cosíos

Audiencia de juicio del 2 de diciembre del 2021 en el caso del asesinato de la niña Valentina Cosíos. Foto: Fiscalía

La audiencia de juicio en la que se encuentran imputadas cinco profesoras y el rector de una escuela particular de Quito por el asesinato de la niña Valentina Cosíos se reinstalará el jueves 9 de diciembre del 2021.

La Fiscalía informó que la audiencia se instaló el pasado 2 de diciembre, pero el juez Máximo Ortega la suspendió “para resolver cuestiones de procedimiento planteadas por la defensa de los procesados”.

Los procesados están acusados por presunto homicidio culposo, delito que es sancionado con cárcel de tres a cinco años por el Código Órganico Integral Penal (COIP). Ninguno de los imputados es señalado como autor material de la muerte de la estudiante, quien además era parte del Conservatorio.

En un inicio Fiscalía solo vinculó a una de las docentes pero posteriormente también se llamó a juicio al rector y cuatro profesores más.

El caso de Valentina Cosíos se remonta al año 2016. La estudiante fue hallada sin vida dentro de su escuela en el norte de Quito el 24 de junio de ese año.

Su madre, Ruth Montenegro, recuerda que ese día, a las 06:00, recibió una llamada de una trabajadora de la escuela de Valentina. Le pidió que fuera pronto, porque necesitaba hablar. No le dio más detalles.  

“Cuando llegué, a pocos pasos del ingreso vi a mi niña tendida en el suelo y tapada con una sábana blanca. Fue terrible. Solo recuerdo que comencé a llorar. Mi Valentina estaba muerta. Lo primero que dije es: ¿Qué pasó? El rector y los profesores dijeron que no sabían qué había ocurrido, que no vieron ni escucharon nada. Después llegaron los policías y el personal de Criminalística”, relató Montenegro. 

Una autopsia médico-legal determinó que Valentina tenía signos de violencia sexual y asfixia. 

Desde entonces, la madre ha luchado para que la muerte de su hija no sea archivada, pues hubo agentes fiscales que quisieron cerrar el caso, aseguró. Su causa también se ha vinculado en el activismo por los derechos de las mujeres con la organización Vivas Nos Queremos.

Suplementos digitales