Centros comerciales y restaurantes acatarán nuevos a…
La Asamblea rechaza acuerdo con el CIADI y presentar…
Cinco frases reveladoras dejó el trámite de juicio p…
Pasajero se vio obligado a conducir un bus por la eb…
Nuevos jueces son nombrados para el caso por delincu…
Tatiana Villacrés: ‘51% de tabacos consumidos …
¿Cuál es la efectividad actual de las vacunas contra…
Ministerio de Agricultura incrementó USD 1 a los pre…

Una docente fue procesada en el caso del asesinato de la niña Valentina Cosíos

Ruth Montenegro muestra fotos de su hija Valentina Cosíos, quien fue víctima de femicidio. Foto: Archivo EL COMERCIO

La flauta traversa de Valentina Cosíos entona melodías que aún resuenan en la cabeza de Ruth Montenegro, sus amigos del Conservatorio y de todos quienes se han unido a la causa por esclarecer su femicidio. Las dulces notas de su instrumento -de a poco- han logrado opacar el incesante ruido generado por años de inoperancia y desidia por parte del aparataje de justicia en Ecuador.

Cinco años después del asesinato de Valentina, una niña de 11 años, la Fiscalía procesó a una docente por presunto homicidio culposo. Ella laboraba en la escuela en la que estudiaba la menor. El artículo 145 del Código Integral Penal establece que ese delito es sancionado con cárcel de tres a cinco años. 

[4 AÑOS SIN VALENTINA]El 23 de junio de 2016, Valentina Cosíos Montenegro de 11 años fue agredida sexualmente y…

Posted by Surkuna Ecuador on Tuesday, June 23, 2020

Durante la audiencia de formulación de cargos que se realizó este 10 de junio del 2021, un juez ordenó medidas alternativas a la prisión preventiva. La imputada ahora deberá presentarse cada 15 días ante una autoridad judicial. Además, tiene prohibido salir del país.  

La fase de instrucción fiscal o investigación pública durará 90 días, como lo establece la Ley. En ese tiempo, los agentes deberán recabar más evidencias del caso.  

La incansable lucha de Ruth por evitar que el caso cierre sin responsables

Valentina fue hallada sin vida dentro de su escuela en el norte de Quito, el 24 de junio del 2016. Desde entonces, su madre Ruth Montenegro ha jugado un rol crucial al evitar que el caso se cierre y al presionar a las autoridades para que las diligencias e investigaciones se lleven a cabo.

Ruth recuerda que ese día, a las 06:00, recibió una llamada de una trabajadora de la escuela de Valentina. Le pidió que fuera pronto, porque necesitaba hablar. No le dio más detalles.  

“Cuando llegué, a pocos pasos del ingreso vi a mi niña tendida en el suelo y tapada con una sábana blanca. Fue terrible. Solo recuerdo que comencé a llorar. Mi Valentina estaba muerta. Lo primero que dije es: ¿Qué pasó? El rector y los profesores dijeron que no sabían qué había ocurrido, que no vieron ni escucharon nada. Después llegaron los policías y el personal de Criminalística”, relata Montenegro. 

Una autopsia médico-legal determinó que Valentina tenía signos de violencia sexual y asfixia. 

También recuerda que, al inicio de la indagación, un fiscal quiso cerrar el caso. Igual ocurrió con una segunda agente que tomó la causa.

Ruth lo impidió y, desde entonces, lucha por hacer justicia. Este caso permaneció durante cinco años en la primera fase de la investigación. 

#Video | ‘¡Que tiemblen!’. Un duro mensaje por Valentina Cosíos, niña víctima de femicidio en #Quito » https://bit.ly/ValentCosFem

Posted by El Comercio on Tuesday, June 23, 2020