‘Cat lovers’ de Quito tienen sus propios refugios
Devolución de cobros indebidos y con intereses, una …
Los problemas de salud mental aumentaron en los univ…
Policías se toman la Quinta Avenida para despedir a …
Secretario de Estado de Estados Unidos ratifica a Ec…
Secretario, que difundió información reservada del c…
45% de filtraciones de datos exponen nombres, correo…
El delito del robo de vehículos se incrementó 20% en 2021

300 000 personas de zonas rurales serán vacunadas con nuevo plan

Marco Salazar, representante fundación Esquel (der.), y el Viceministro de Salud, José Ruales, firman el convenio para vacunación con el apoyo de la USAID. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El programa Oxígeno para salvar vidas se presentó este miércoles 15 de diciembre del 2021 en la Universidad Central del Ecuador. Este es una iniciativa de la Fundación Esquel, con el financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

La presentación se dio tras la confirmación de que en Ecuador se detectó el primer caso de la variante de preocupación Ómicron

Con el programa se prevé inmunizar a al menos a 300 000 personas de zonas rurales, de 11 provincias del país, en donde hay grupos poblacionales que, por diferentes motivos, aún no han podido acceder a la vacuna o tienen incompleto su esquema.

José de la Torre, coordinador programa, dijo que desarrollaron una estrategia para el despliegue de 98 brigadas de vacunación, que llegarán a los territorios con insumos, elementos de protección, personal y dispositivos médicos

Un médico, cuatro enfermeras, un coordinador logístico y tres auxiliares componen cada brigada que permanecerá cinco días en cada sede de las zonas rurales. 

De la Torre dijo que cada brigada tiene capacidad para inmunizar a un promedio de 400 personas diarias. “Para eso contamos con el contingente de una empresa especializada en salud comunitaria y procesos de vacunación”. 

Las provincias beneficiarias del plan son Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos, Guayas, Santa Elena, Cañar, Chimborazo, Bolívar, Tungurahua, Cotopaxi y Pichincha.

El viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud, José Rules, señaló que la priorización se hizo con epidemiólogos. Esto permite hacer un trabajo focalizado en las zonas con menos cobertura de vacunación y mayor riesgo de propagación del virus, explicó.

“Tenemos poblaciones con bajas coberturas de vacunación en las provincias de toda la Costa, excepto Manabí y El Oro. En la zona rural de Guayas es donde tenemos mayores brechas de vacunación. También en Santa Elena y Los Ríos, especialmente en Babahoyo y zonas aledañas. Además, en Santo Domingo y zonas aledañas de Esmeraldas”, dijo el viceministro. 

Además, señaló que en el Distrito Metropolitano de Quito hay zonas rurales y ciertos barrios de la ciudad en donde se necesita aumentar la cobertura de vacunación. A estos se llegará con el programa Oxígeno para salvar vidas. 

Tatiana Pozo, coordinadora zonal 9 de Salud, dijo que el plan arrancó este miércoles en Quito. Los sectores en los que no hay vacunación completa a adultos mayores y jóvenes son, sobre todo en zonas rurales como Nanegalito, Pacto, Alangasí, Amaguaña. Estas son áreas dispersas a las que toma más tiempo llegar de casa en casa, señaló. 

“Estamos captando estos casos que no han acudido a los puntos de vacunación fijos y llevar con la inmunización. Es una búsqueda activa de estos casos”, dijo la coordinadora zonal. 

Desde los centros de salud de estos territorios se hará el acompañamiento logístico para la custodia de la cadena de frío de las vacunas y el registro de las personas inoculadas en la plataforma del Ministerio, dijo el coordinador del programa de Esquel.  

La empresa contratada para la implementación del programa otorgará el servicio de telemedicina gratuita por un año para todas las personas inoculadas en las brigadas del programa, aseguró el representante de Esquel. 

De acuerdo con una encuesta realizada con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el viceministro Ruales dijo que se encontró que el 4% de la población no se quiere vacunar. Además, señala que de un 6% a un 8% se quiere vacunar, pero no encuentra el medio. “Vive muy lejos, no ha recibido información, no puede salir de su casa por condiciones de discapacidad, etc.”.

Esas poblaciones, dijo Ruales, son las que se deben vacunar para que reduzca la transmisión comunitaria y se consiga la inmunidad de rebaño. “Necesitamos que la vacunación sea homogénea y equitativa. Es decir que haya las mismas coberturas en todos los cantones y provincias. Si mantenemos lugares sin vacunar se pueden convertir en los sitios en donde se mantiene la circulación del virus”.

Suplementos digitales