Embajada de Alemania pide acceso virtual a audiencia…
Pentágono reporta unos 400 avistamientos de ovnis desde 2004
Pena máxima al conductor de un bus escolar por viola…
Fiscalía indaga robo de fusiles y ataque a soldados …
Sobrevivientes trans no quieren morir sin reparación…
12 muertos en siniestro de tránsito en carretera de Brasil
Nueva donación de vacunas chinas servirá para poblac…
Alquiler de armas, un negocio ilegal que se practica…

¡Comprobado! Los perros si sienten celos cuando sus dueños acarician a otros canes

Los perros no solo sienten celos cuando ven a sus dueños con un rival, sino también cuando imaginan interacciones sociales que inducen a los celos. Foto: Pixabay

Los perros no solo sienten celos cuando ven a sus dueños con un rival, sino también cuando imaginan interacciones sociales que inducen a los celos. Foto: Pixabay

Los perros no solo sienten celos cuando ven a sus dueños con un rival, sino también cuando imaginan interacciones sociales que inducen a los celos. Foto: Pixabay

Un estudio comprobó que lo perros sienten celos cuando ven o imaginan a su amo dando amor a un potencial rival. La amistad que brindan los canes a los humanos es inquebrantable y ese fuerte vínculo, ahora se sabe, también provoca celos.

La investigación realizada por científicos de la Universidad de Auckland señala que “los perros muestran un comportamiento celoso y proporcionan la primera evidencia de que los perros pueden representar mentalmente interacciones sociales que inducen a los celos”.

Según el estudio, publicado en la revista Psychological Science, en investigaciones anteriores se creía que los celos eran un sentimiento relacionado únicamente a la autoconciencia y por lo tanto a los humanos. Sin embargo, 18 perros evaluados junto con sus dueños confirmaron lo contrario.

El análisis consistió en llevar a los perros y sus dueños a una habitación en la que se encontraban un perro artificial muy realista y un cilindro de vellón. En el lugar, los humanos acariciaron al falso perro mientras sujetaban a su mascota con la correa.

Para el segundo experimento, se colocó una pantalla entre el humano y el can para que este no pueda ver ni a su rival ni a su dueño. Los científicos notaron el jaloneo de los perros al no poder ver a su dueño.

Asimismo, los perros gruñían o algunos parecían agitados. Todos esos son signos reveladores de celos, según mencionan los investigadores. Por lo tanto, se concluyó que, aunque los perros no podían ver a sus amos acariciando a su rival, ellos lo imaginaron y se mostraban celosos.