Una adolescente cayó al río Yanuncay, en Cuenca
Madre se entera que su hijo hacía bullying; lo llevó…
4 exmilitares argentinos condenados a perpetua por l…
Madre descubrió que su hija era violada por su padre…
Detienen a sospechoso del tiroteo en desfile del 4 d…
Aumentan los casos de viruela del mono en Europa, según OMS
Corte y Fiscalía dicen que detenidos no tendrían rel…
Ecuador recupera el 90% de producción de petróleo

El llanto de la Tierra en la voz de Paulina Aguirre

La ecuatoriana Paulina Aguirre le pone voz a un problema global en su nuevo disco titulado ‘La Tierra llora’. Foto: cortesía Paulina Aguirre

Paulina Aguirre le pone voz a un problema global en su nuevo disco titulado ‘La Tierra llora’. Esta reciente producción de la artista ecuatoriana se encuentra disponible en las principales plataformas digitales de música.

Un llanto que se hace sentir

La Tierra llora por la desigualdad que existe entre los seres humanos por falta de compasión”, afirma Aguirre.

Ese llanto se deja oír y sentir a través de una serie de catástrofes como tsunamis, terremotos, sequías o pandemias, que no son otra cosa, dice la artista, que la consecuencia del abuso sobre los recursos naturales y la desbocada ambición humana.

De ahí que la intención del proyecto musical es hacer un llamado a la autorreflexión, sobre la relación de cada individuo con la naturaleza.

Una noticia que desató el llanto

La Amazonia ecuatoriana registra un largo historial de derrames de petróleo. La noticia sobre un nuevo derrame en el Napo que leyó en el 2017, mientras vivía en Estados Unidos, fue ‘la gota’ que colmo la impotencia de Aguirre sobre el impacto de la actividad humana en la naturaleza.

La indignación dio paso a la creatividad plasmada en la letra de La Tierra llora, una canción que habla del "humo del odio desenfrenado" y un “virus mortal que quiere matar”.

Escrita en el 2017, los versos surgen como una premonición de la pandemia que azotó el mundo tres años más tarde.

Después del llanto viene la esperanza

La Tierra llora es una de las seis canciones que son parte del álbum que lleva el mismo nombre.

El quinto disco de Aguirre fue producido por el productor ganador del Latin Grammy, Pablo Aguirre y lanzado de manera simultánea en Colombia, México y Ecuador.

La producción también incluye canciones como Colibrí (Zun Zun) que aborda el tema de la maternidad. La canción fue creada junto con el cantautor esmeraldeño y marimbero Benjamín Vanegas.

Este nuevo proyecto también le permitió a Aguirre experimentar y explorar la melodía del kichwa, que no lo habla con fluidez, pero que lo ha incorporado a la interpretación de dos temas.

Yari Yari fue un trabajo conjunto con Mauricio Vicencio, del grupo Altiplano, como una especie de mantra andino de sanación. Conejito la escribió con la artista Yurak Pacha de Chimborazo como una canción de cuna.

El folclor andino fusionado con elementos melódicos del pop y la electrónica es la línea musical que vincula los temas del álbum.

Un canto convertido en acciones

Aguirre está convencida de que el arte es un poderoso agente de cambio social y cree que este ‘llanto de la Tierra’ debe ser un llamado a la acción.

La ganadora de un Grammy Latino por la canción Esperando tu voz (2009) también es embajadora de la organización World Vision para Latinoamérica y el Caribe. Desde esa plataforma, trabaja en proyecto sociales con población vulnerable. El proyecto más reciente se centra en la construcción de un pozo de agua en la comunidad de Chinchilla, en Bolívar.

También espera concretar un proyecto para abrir un concurso de cantautoras entre las mujeres privadas de libertad. El objetivo es trabajar en la creación de canciones contra la violencia.

Por el momento, los nuevos temas de Aguirre se encuentran disponibles en plataformas musicales, mientras se termina la planificación de conciertos en Ecuador para este mismo año.